EL TRABAJO SUCIO DE LOS APARATOS DE INTELIGENCIA EN CHILE


 

 

 

 

clip_image002

Armando Romero

Reportero Sin Frontera

 

 

Pensar  que los servicios de inteligencia no están operando, sería una ingenuidad y una irresponsabilidad…basta recordar lo que fue la “oficina”. Para Tatatiana seguro esto le resultara ajeno, dice mi perro deslenguado…pero para muchos ex presos políticos, significo una política de exterminio, de delación y traición.

Durante los gobiernos de la concertación se diseñó una política de coacción hacia los sectores más consciente de la izquierda…los presos políticos estaban en la mira de los aparatos de inteligencia. La “oficina” actuó como virtual continuadora de la DINA-CNI…parte de esa guerra sucia desatada en los años de la dictadura.

Hoy con este gobierno de derecha se ha focalizado el trabajo sucio de inteligencia, dirigido hacia los movimientos sociales y las comunidades mapuches. Las policías chilenas han sido dotadas de nuevos armamentos, implementación de tecnológica y logística de última generación.

El campo de acción de los agentes del aparato represivo del Estado, abarca la infiltración en grupos, que tiene un directo contacto con los movimientos sociales…las policías se han infiltrados en las marchas, en algunos casos siendo parte de grupos de fotógrafos, creando supuestos colectivos anarquistas…el caso  del funcionarios de la PDI   Iván Roberto Gallardo Santana, quien compartió durante más de 3 años con diferentes colectivos y fotógrafos, bajo la chapa de “Rafael”. Donde está la denuncia de organizaciones de DDHH, ni un informe al respeto y mucho menos una  investigación.

Los servicios de inteligencia están presente, no podemos cerrar los ojos, pero tampoco se puede hacer una caza de bruja…hay que ser responsable al momento de denunciar o señalar a las personas como infiltrados. Las miles de fotos que este sujeto infiltrado tomo, hoy forman parte de los archivos de la PDI.

Las organizaciones de defensores de DDHH se espera de ellas, no sólo que sean observadores, sino elaboren informes y tomen las medidas necesaria para denunciar, estas prácticas de infiltración de las policías y servicios de inteligencia. En el caso del oficial de la PDI, observadores de DDHH fueron alertado del hecho, la información no fue investigada y mucho menos denunciada.

clip_image004


En las marchas han sido identificados infiltrado, con fotos donde queda de manifiesto su identificación. No han sido tomados en cuenta por los observadores de DDHH, o acaso no forma parte del que hacer de estas organizaciones de la sociedad civil.

 

En el conflicto reivindicativo de las tierras usurpadas al pueblo mapuche, la PDI ha conformado un grupo táctico con instrucción militar. Desarrollando tareas de inteligencia al mejor estilo de la DINA-CNI. Al territorio mapuche han llegado fotógrafos, correspondiéndole al pueblo mapuche evaluar las medidas de seguridad, y establecer las debidas restricciones, en una zona de conflicto, donde están presente los servicios de seguridad del Estado chileno, operando en una guerra de baja intensidad.

Con las marchas estudiantiles, han salido a la calles un grupo valioso de fotógrafos, algunos provenientes de institutos, otros autoformados…son parte de esa prensa independiente, que está ahí exponiendo su vida, sus equipos fotográficos, un valioso aporte de jóvenes fotógrafos, no todos han de continuar con el tiempo, sólo aquellos con vocación y aguante…algunos con un gran ego profesional. Otros aventureros oportunistas, que ven en esto de la fotografía un campo propicio para sus proyectos personales, hasta hij(@)s de funcionarios de carabineros que han salido a las calles con una cámara, las motivaciones la moda latente, el desafiar a su progenitor o embriagarse de la adrenalina y el sexo casual.

  …están los fotógrafos académicos y los obreros de la fotografía…ambas visiones legítimas del lente latente…la pregunta es: ¿la foto como un arma de denuncia al servicio de los movimientos? ¿O  la foto como un fin al servicio de proyectos personales?

La fotografía ha sido un medio de denuncia, de las atrocidades de las guerras, de los conflictos civiles y las violaciones de los DDHH en regímenes dictatoriales…a través del lente registrar la historia de los pueblos, muchos fotógrafos fueron asesinados, detenidos, golpeados y sus equipos destruidos. En Chile a comienzo de los 80 tener una cámara se transformó en una herramienta, de defensa del derecho a la vida y el respeto a los DDHH.

 

El uso del nombre de AFI, más allá de ser un sueño personal de Andrés, un excelente profesional y de una calidad humana de gran valía, que no se cuestiona…auto-definirse de AFI no es garantía de nada. Son un selecto grupo de individuos que los une el arte, nada tiene que ver con las raíces histórica de AFI. De cierta forma están usando un nombre, que es patrimonio de todos los fotógrafos independientes, que en los 80 salieron a las calles a denunciar las barbaries de la dictadura chilena…

 

Al momento de volver a tomar una cámara y salir a las calles, me animo ese mismo espíritu de ese tiempo, en que decir lo que se pensaba, significaba ser perseguido, detenido, torturado,

clip_image007
clip_image008


encarcelado…para muchos la muerte o desaparición forzada. Esta vez sin militancia, con mi propia identidad…con esa cultura que forjo una senda de rebeldía y lucha en los 80. Para algunos un “viejo”…como si esto fuese un estigma social.

 La verdad me siento orgulloso de ser parte de una generación, que no se quedó en sus casas cerrando los ojos…16 años tenía ese 11 de septiembre de 1973, todos nuestros sueños de la alegre rebeldía fueron aplastados…a los 19 torturado y encarcelado. Ser parte del informe Valech, más allá de un número estadístico, forma parte de esa memoria viva testimonial, para que nunca más en Chile se vuelvan a vivir, las atrocidades de una dictadura militar.

 

clip_image010
Hoy por decir lo que pienso, he sido atacado por jóvenes que poco y nada saben, más bien se dejan llevar por la manipulación de terceros. Justamente por esa alegre juventud, he vuelto a tomar una cámara, no por ego o proyectos personales profesionales…un “viejo” que sobrevive con una pensión, que está endeudado hasta más no poder…un “viejo” que continua luchando, para algunas personas puedo valer nada…en estos días he visto la deslealtad en personas que creí compañeros…o será que puedo ser un peligro para ciertos intereses.

Por dar a conocer una crónica mal redactada, que no pretendió otra cosa que exponer hechos, sin acusar a nadie…señalar lo que muchos comentan. De cierta formar abrir un debate, en relación al que hacer de los servicios de inteligencia del Estado.

 

La DNS bajo la premisa de combatir al enemigo interno, fue desarrollando diferentes métodos de contrainteligencia, hoy la Doctrina Nacional de Seguridad forma parte, de las doctrinas institucional de las policías y FF.AA chilenas. La infiltración en la sociedad civil, no excluye a ningún grupo u organización, fotógrafos, defensores de DD.HH…Toda instancia de organización de la ciudadanía es permeable al accionar de inteligencia. Esta democracia tutelada, esta cimentada en la represión y vigilancia de los individuos.

 

En Chile se hace imprescindible impulsar un trabajo de investigación, serio y responsable de la sociedad civil. Para denunciar con pruebas a quienes, ejercen el trabajo sucio de infiltrar los movimientos sociales…detectando a tiempo a estos sujetos. Así mismo proteger la integridad de las personas, creando una cultura de autodefensa popular.

 

Cuando mencione la situación de Radio Villa Francia, no hice más que exponer situaciones que son de pleno conocimiento de los pobladores de la Villa…son ellos los llamados, a resolver asuntos territoriales. La radio tiene una historia y es parte del legado de radio liberación.

 

En el caso del pintor Lavoz, no estoy acusándolo de nada…lo que señalo es un perfil potencialmente peligroso, para la seguridad de los compañeros. Un individuo que no se caracterizaba en la universidad de Chile, como una persona comprometida con las causas sociales, más bien apoyo a académico de derecha.

  Los servicios de inteligencia, detectan a sujetos con situaciones psicosociales, que presentan ciertas características, alcoholismo, drogadicción y otras patologías.  Que trasuntan debilidades humanas, sujetos fáciles de intimidar…Romo fue un claro ejemplo de cómo actúan los órganos represores del Estado.

Los servicios de inteligencia operan con agentes de campo, con informantes y sujetos débiles de carácter para intimidarlos…cada perfil de individuos son analizados por un equipo de profesionales multidisciplinario. La DINA_CNI-OFICINA en la dictadura, desplego agente en bares, ferias libres, en las calles, vigilando. Hoy se suman la tecnología y las miles de cámaras instaladas en las calles. Chile es una sociedad vigilada, la ciudadanía está bajo la mirada permanente de servicio de control y seguridad. Lo último la nueva cedula de identidad que registrara cada movimiento de la gente, sólo falta que se coloque un chip a los recién nacidos.

Hay individuos que acusan de colaboración con la policía, a determinadas personas, sin mayores pruebas…son hechos que en ningún caso podemos hacer vista gorda. Se debe investigar en forma seria, no con presunciones antojadiza. Jamás se debe perder de vista al verdadero enemigo, dentro de la DNS está fomentar las desconfianza entre la sociedad civil, para dividir al pueblo y sus organizaciones.