Uruguay: a 23 años de la masacre del filtro 


Armando Romero

TV AITUE NOTICIA

 “siempre tendrá agosto un 24”, y será para para recordarnos que en Uruguay sigue existiendo la impunidad.

Uruguay la crónica de la impunidad latente, de esa guerra contra el pueblo desalmado, su única armas ese compromiso con la solidaridad internacional.





“Ese miércoles 24 de agosto, a las 05.00 empiezan a incrementarse y avanzar los cordones policiales para desplazar a los acampantes; éstos forman un cordón y se niegan a retroceder. Dos heridos y dos detenidos. Desde España ha llegado el avión para llevarse a los detenidos. A las 17.00 la caballería carga por la espalda de los manifestantes, mientras son acorralados de frente por policías de a pie. Se emplean perros, gases, palos y sables. Los manifestantes responden con piedras. La caballería ataca a sablazos contra gente de todas las edades, hacen morder niños con los perros. La gente intenta refugiarse en las casas del barrio; la policía entra y la saca a palo limpio. Varios heridos civiles, y algún milico herido por las piedras. La represión se extiende por varias cuadras, hasta que finalmente se disipa luego de que la policía utilice masivamente gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes. Por la tarde, muchas personas vuelven a acercarse al Hospital Filtro, rodeado por la policía. La gente está confundida, la represión ha sido tan atroz que se corren rumores sobre decenas de muertos y nadie está muy seguro de lo que pasa. Llegan 13 ambulancias escoltadas por patrulleros y motociclistas disparando al aire. 

Policías ubicados en diversos sectores empiezan a disparar fuego real contra los manifestantes. Esteban Massa, un enfermero que intenta socorrer a una de las víctimas, recibe cuatro disparos por la espalda. Los vecinos del barrio cuentan haber visto a los policías disparar desde autos sin mirar a quien. A las 20.00 Fernando Morroni, un joven trabajador de apenas 24 años muere al ser alcanzado por tres disparos de escopeta recortada en el hombro, en el tórax y en el corazón, realizados a menos de dos metros de distancia. Carlos Alejandro Font, de 18 años, es ingresado con pérdida de masa encefálica por herida de bala. A las 21:00 horas se apagan las luces del alumbrado público de la zona y se corta el teléfono durante 6 horas. la cacería continúa. Solo la luna muestra la salida de aquella trampa mortal para quien se halle perdido entre las calles oscuras y con tantos policías sedientos de sangre. A las 22.20 se llevan a los vascos. Cifras oficiales: más de 100 civiles heridos graves (15 de ellos de bala, un joven de 20 años pierde un ojo). Incontables heridos leves, entre ellos 44 policías. Cuando en el Parlamento, se preguntó al ministro Gianola por las víctimas de la represión, él respondió que había sido necesario sacrificar un caballo que presentaba una herida punzante en una pata.”


Resumen Latinoamericano, Corresponsalía Uruguay,

 25 de agosto 2017.  

Manifestantes recordaron la represión y masacre del Filtro.
Este pasado 24 de agosto, centenares de personas se movilizaron desde el Obelisco hacia el Hospital del Filtro, donde hace 23 años atrás, se desató una de las más duras represiones.
Allí se encontraban en 1994, tres ciudadanos vascos en huelga de hambre: Miguel Ibañez, Jesús María Goitia y Luis María Liazzaralde. Encarcelados y acusados de pertenecer a ETA, tuvieron que enfrentar la extradición solicitada por España.
De inmediato la izquierda uruguaya se solidarizó con ellos, y rodeó multitudinariamente el Hospital del Filtro para impedir la extradición.
El gobierno de turno de Luis Alberto Lacalle, respondió con una salvaje represión y masacre que dejó a cientos de heridos de balas y dos asesinados: Roberto Facal y Fernando Morroni.
23 años después los responsables siguen impunes
“Hace 23 años que el Estado español y uruguayo mandaron matar”, denunciaron los manifestantes.
“¿Hasta cuándo es la espera? ¿Qué esperamos? ¿Esperamos que el Estado juzgue al Estado en sus acciones más aberrantes?”, recalcaron.
Además recordaron que las denuncias realizadas hasta la fecha, no han tenido ni una sola respuesta afirmativa.
La movilización partió como todos los años desde el Obelico hacia el Hospital del Filtro. Estuvieron presentes internacionalistas vascos de la Brigada de Askapena, que hace años llegan al país para esta fecha.
“Estamos agradecidos y conmovidos por la solidaridad que hemos recibido del pueblo uruguayo”, declararon los brigadistas a Resumen Latinoamericano.
“Hemos compartido con muchos jóvenes, estuvimos en charlas y actividades. Y ahora estamos junto a Norma Morroni (madre de Fernando, joven asesinado en el Filtro) exigiendo justicia”, agregaron.
La movilización dedicó un momento especial para rendir homenaje a Santiago Maldonado, exigiendo justicia y aparición con vida del joven mapuche desaparecido por el Estado argentino.