Salvador Allende ante la prensa internacional


Salvador Allende Rueda de prensa con corresponsales extranjeros

Conferencia de prensa concedida a periodistas extranjeros: Presidente Salvador Allende Gossens

2 de marzo de 1973

PRESIDENTE: Muy buenos días. En primer lugar, quiero reiterar el agrado que tengo al poder dialogar con ustedes, corresponsales de países amigos.
De acuerdo con el criterio tradicional con que he conversado con los periodistas que nos visitan, hay libertad absoluta para preguntar. Eso sí, les agradecería fueran concretas las preguntas y que la persona que pregunta se indentifique. Ofrezco la palabra.
PERIODISTA PHILIPE GUSTIN, REPRESENTANTE DE AFP: Señor Presidente, dentro de dos días tendrán lugar las elecciones legislativas en dos países: Chile y Francia. En ambos casos la oposición estima que si la coalición gobiernista no obtiene la mayoría, el Presidente de la República tiene que revisar su política. ¿Qué piensa usted a este respecto?

PRESIDENTE: Quiero decirle que su pregunta no me va a llevar a opinar sobre la política interna de Francia. Pero sí me va a permitir calificar la diferencia que hay entre el régimen Constitucional francés y el chileno. En nuestro país rige una Constitución presidencialista, precisamente dictada para terminar con el parlamentarismo. En Francia, en realidad, no hay una Constitución presidencialista, y el Gobierno, vale decir, los Ministros, son responsables ante el Presidente de la República, y ante el Parlamento.
En Chile, el Presidente de la República no necesita la autorización del Congreso para designar a sus Ministros. En Francia, es el Parlamento el que resuelve dar o no apoyo a la fórmula ministerial. En caso de discrepancias, en Francia el Presidente de la República tiene una salida: disolver el Congreso. En Chile hay una realidad diferente: atribución del Presidente de la República cuando hay un problema político en que él estime favorable llamar a un pronunciamiento del país, que es el plebiscito. Por lo tanto, son dos situaciones absolutamente diferentes.
Totalmente diferentes. Creo que con esta respuesta Ud. habrá apreciado con claridad, por qué aquí en Chile sostenemos que el pronunciamiento del 4 de Marzo compete únicamente al Parlamento.

PREGUNTA DE PERIODISTA DE CANAL 11 DE BUENOS AIRES:

Pregunta relativa a las proyecciones que tendría el que la oposición sacara los dos tercios.
PRESIDENTE: No. Si ellos tuvieran dos tercios en el senado, podrían, constitucionalmente destituir al Presidente de la República. Eso está establecido en la Constitución Política chilena. Ahora, la proyección política que eso tendría no soy yo el que voy a juzgarla.

Pero quiero decirle además, que los dos tercios no los van a sacar. Es un sueño de algunos; es un sueño de sonámbulos.

PERIODISTA DE LA TELEVISION HUNGARA, JANOS HORVAT: Pregunta relativa a la campaña electoral en general y a las características de la Unidad Popular, en particular.
Presidente: Es bastante difícil englobar la campaña de los sectores de oposición, porque indiscutiblemente hay matices diferentes. El sector de oposición le da a esta campaña el carácter de un pronunciamiento, en relación con el Parlamento. Otros quieren darle un carácter plebiscitario; otros sostienen, que no sólo se trata de renovar el Parlamento, sino que hay que cambiar también al Gobierno. Ya he señalado la diferencia que hay entre la Constitución de Chile y de Francia, con lo cual he contestado categóricamente a aquellos sectores que pretenden que se cambio el Gobierno si es que tiene mayoría la oposición.
Así, ni tampoco lo han sostenido los partidos de la Unidad Popular.

 En todo caso, por antecedentes vividos en este país, es muy conveniente tomar en cuenta, que hay sólo un móvil político al plantear que este es un plebiscito, y que por lo tanto el Gobierno estando en minoría tendría que revisar su programa. Voy a darle unas cifras que son bastantes aleccionadoras: el Presidente Frei fue elegido con el 54% de sufragios; a los 30 meses de su Gobierno hubo elecciones Municipales. El Presidente Frei, él, le dio un carácter plebiscitario, no sólo en perentorias declaraciones, sino que recorriendo el país. Y obtuvo el 35,6% de los votos.

Esto fue el año 1967. El año 1969, eh las elecciones parlamentarias últimas, antes de la campaña presidencial, la Democracia Cristiana obtuvo el 29,8% de los votos. Y en la elección presidencial, a pesar del muy buen candidato que llevaban -a mi estimado amigo Radomiro Tomic- obtuvieron el 27,8% de los votos.
¿Pero, cuál es la cifra que señala cierta similitud con nosotros? Aquella que marca que la Democracia Cristiana después de 30 meses sólo tuvo el 35% de los votos. Yo obtuve en la elección presidencial el 36% de los votos. Yo aseguro, perentoriamente, que después de dos años y 4 meses de Gobierno, mi Gobierno será el único en la historia de Chile que va a aumentar el porcentaje de los votos que obtuviera el Presidente cuando fue elegido. O sea, nosotros vamos a remontarnos sobre el 36% de los votos. Yo creo que es una cifra bastante apreciable.
Por eso es que yo sostengo que este es el Gobierno que después de 2 años y 4 meses va a tener la más sólida base en el electorado, a pesar de la campaña, a pesar de la forma en que se le ha atacado, a pesar de las colas, a pesar del mercado negro. Nosotros vamos a mejorar el porcentaje que yo obtuviera como candidato el año 1970. Y eso ocurrirá por primera vez en Chile, porque esto no le ha sucedido al señor Frei, ni al señor Alessandri, ni tampoco al General Ibañez.
PERIODISTA REPRESENTANTE DE LA REPUBLICA DEMOCRATICA ALEMANA, JURGEN ZCHEICH: Compañero Presidente, Ud. acaba de terminar una gira extensa por todo Chile. Los ecos que ha tenido esa gira naturalmente han llegado acá y han salido al exterior.
Al exterior han llegado muchas declaraciones de políticos adversarios de su Gobierno, que califican esta gira como intervención electoral. ¿Sería posible que Ud. diese un imagen de esa gira y se refiriese a estos conceptos?
PRESIDENTE: Yo quiero antes terminar de contestar el punto final de la pregunta hecha por el corresponsal anterior de Hungría.
La campaña de la Unidad Popular ha sido una campaña en relación exclusivamente con la elección del Congreso. No hay ningún candidato a Senador o Diputado que haya dicho que es un plebiscito, y además -y creo que es un error- la campaña se ha hecho destacando las realizaciones del Gobierno y poniendo incapié en las dificultades que este Gobierno tiene, ha tenido y tendrá, y tampoco los logros de este Gobierno a pesar de esas dificultades, ya que este es el único país en el mundo, que a través de los cauces de la democracia burguesa ha hecho transformaciones estructurales muy serias y avanza hacia el Socialismo en pluralismo, democracia y libertad.
En respuesta a la pregunta del representante de la televisión de la República Democrática Alemana, debo decir en forma muy clara, que es cierto que he recorrido el país. Pero nadie puede imaginarse que, porque el Presidente de la República hace un buen o mal discurso, va a cambiar el resultado electoral. Eso es no tener respeto por la conciencia política de los ciudadanos.
Además yo he salido a recorrer el país para que la inmensa mayoría de los chilenos sepa qué es lo que hay detrás de algunos planteamientos políticos y cuáles son los peligros que amenazan a la democracia chilena.
Y yo, como Presidente he estado y estaré -y lo voy a lograr- dedicado con pasión de chileno, con pasión patriótica, a evitar un enfrentamiento. He dicho que este país no se va a ensangrentar. Agoreros, seudo-demócratas, políticos irresponsables, buscan un enfrentamiento, y aquí tengo frases, palabras, conceptos de ellos, que demuestran que lo que digo es cierto.

Por ejemplo, un dirigente de la Juventud Demócrata Cristiana decía en junio del 72: “el Partido Nacional ha defendido y defiende el sistema capitalista; se ha opuesto históricamente a la Reforma Agraria, a los asentamientos; se opone a la creación prioritaria de las empresas de los trabajadores y además se ha definido contrario a cualquier forma de socialismo. El Partido nacional ampara directa o indirectamente a “Patria y Libertad”, y aún más que eso; militantes nacionales forman parte de este grupo de ultra-derecha encontrándose en esta situación -incluso- parlamentarios de ese partido.”
Agregaba el mismo dirigente que “por otro lado los grupos de ultra-derecha, en forma ciega y revanchista, pretenden arrastrar al país a un enfrentamiento definitivo, con la remota esperanza de poder reconquistar para sus propios inspiradores, los viejos e injustos privilegios que Chile, por voluntad soberana, a decidido suprimir para siempre en un proceso de cambios de gran transcendencia, iniciado desde ya hace varios años.”
En cambio, los dirigentes de “Patria y Libertad”, -no debería ni siquiera nombrarlos, pero en fin, como antecedentes para los periodistas extranjeros- decían el 10 de Febrero de este año: “la elección : no es más que un certificado de mayoría que da satisfacción a los más escrupulosos que se dejan impresionar por los alardes populistas de los personeros del marxismo internacional”. O sea, para ellos el resultado de la elección, que es el certificado de mayoría, no importa nada. El problema es otro: conspirar y pretender derrocar al Gobierno. Pero hay todavía opiniones más categóricas, más importantes.
La dada -por ejemplo- por el Senador Fuentealba, el año 1968, cuando decía: “todo lo que dice y hace el Senador Pedro Ibañez, está destinado a producir un ambiente favorable a un golpe de Estado, con el objeto de derribar al actual Gobierno.” Ellos eran Gobierno.

Y supongo que tendría antecedentes suficientes el Senador de la Prestancia política del señor Fuentealba, Senador de Gobierno en eses entonces, y actual Presidente de la Democracia Cristiana, Presidente en esa época, o tal vez era una táctica de él y el grupo que representa. Fíjense ustedes en esta aseveración: 

“La derecha política en Chile, está en permanente actitud de complot para provocar la quiebra del régimen institucional”.

Pero hay más todavía. El mismo señor Senador, opinaba en Febrero del 69 lo siguiente. “El Partido Nacional, es la misma derecha reaccionaria de siempre. Es la suma de Liberales y Conservadores, más elementos nacistas y retrógrados, que se ocultan bajo el disfraz de una nueva etiqueta política. Cínicos; eso son. Triplemente cínicos. 

Conservadores, Liberales, nazis de ayer, de hoy y de siempre. Pero el pueblo sabe: aunque la mona se vista de seda, la cola le queda”. Pintoresco lenguaje; bastante didáctico. 

Pertenece al señor Fuentealba.
Es un hecho y un antecedente histórico muy claro.
El candidato a Senador por Santiago, señor Jarpa, se expresaba en Febrero del 67, de la siguiente pulcra y tímida manera: 

“Es necesario vencer electoralmente a los Demócrata Cristianos, porque de lo contrario, en los dos años siguientes afianzarán su poder totalitario, y entonces habrá que derribarlos con las armas”. Vean ustedes; “lenguaje democrático, de una gran convicción en la firmeza del as instituciones.”
Aquí están los antecedentes; aquí están los personajes. Estos son algunos de aquellos que hoy día actúan con una pasión transitoria, y unidos no por principios, por una doctrina o por un programa, sino precisamente por oportunismo electoral.

La prueba está en que un destacado dirigente Demócrata Cristiano aseveró que esta unión -la del CODE- sabía nacido para morir el 4 de Marzo, ya que no podía imaginarse que continuara después, porque no había base programática e ideológica, que hiciera permanente esta unión entre dos sectores tan antagónicos y que se combatieron antes con la virulencia que ustedes han escuchado. Palabras de ellos, que no son solamente citados. Les pido excusas públicas, si acaso no les gusta que les recuerde lo que antes dijeron. Pero la historia no se borra.

PERIODISTA, REPRESENTANTE DE CHICAGO DAILY NEWS, ROBERT GRUENBERG: ¿Podría usted señalar la significación que puedan tener estas elecciones para los Estados Unidos?
PRESIDENTE: Estas elecciones se realizan en Chile, y el Gobierno va a ser el mismo. yo creo que no va a tener ninguna significación especial para Estados Unidos. Le ruego me excuse que no me explaye más, porque me parece tan obvia la respuesta.
PERIODISTA, TELEVISION ESPAÑOLA, FABIAN ORTIZ: Señor Presidente, la Confederación Democrática, ha planteado estas elecciones como un gran plebiscito nacional. ¿En el caso hipotético de que consiguiese los dos tercios del Parlamento, el Gobierno ha previsto algunas medidas? Medidas concretas en relación a sus futuras gestiones.
PRESIDENTE: Me parece extraño que un corresponsal como usted no esté atento. Yo ya contesté a esa pregunta, pero se la voy a volver a responder.
¿Qué dije yo categóricamente? Si obtienen los dos tercios, desde el punto de vista constitucional pueden destituir al Presidente de la República.
La proyección política que eso pudiera tener, no entro analizarla por dos razones. Creo que este no es el momento y porque no van a obtener los dos tercios.
PERIODISTA, SALVADOR SANTIS: ¿Qué camino tomaría la revolución chilena, en caso de que sacara al 53% de los votos la Unidad Popular?

PRESIDENTE: El mismo camino, el mismo Programa y la misma decisión de convertirlo en realidad. Sin premura, sin afiebramiento, pero con una decisión implacable. La misma que tendremos, aunque no saquemos el 51% de los votos.
Tengo el agrado de encontrarme con un abogado de alta autoridad.
El ex Presidente Frei dijo anteayer, en lo concentración pública de la Democracia Cristiana: “Hemos adquirido con el pueblo un compromiso solemne, que nada podrá variar ni debilitar siquiera. Se engañan quienes piensan que podemos modificar nuestra posición”.
Y agregaba, repitiendo lo que sostuve en la campaña del 64, cuando fue elegido Presidente: “Y no olviden, que cuando llegamos al Gobierno dijimos que no cambiaríamos nuestro Programa ni por un millón de votos, y así lo cumplimos”. La prueba está, que fue elegido con un 54% y terminó con el 29% en los elecciones parlamentarias, y el candidato presidencial de la Democracia Cristiana con el 27%
Yo no entro a juzgar si cumplió o no el Programa. El por qué se produjo ese descenso de votos, es otro asunto.
El señor Frei no cambiaba su Programa ni por un millón de votos. 

Yo no cambio el mío ni por un voto. Jamás cambiaré. Este no es problema de un millón de votos o de un voto. Es un problema de definición. El movimiento popular chileno tiene un Programa que no se tranca, sea cual sea la cuantía de los votos; un millón, dos o tres millones o incluso un voto.
Nosotros cumpliremos el Programa dentro del marco que nos hemos trazado y con la táctica y la estrategia que todo el mundo entero conoce.
PERIODISTA REPRESENTANTE DE LA NBC DE LOS ESTADOS UNIDOS, TOM STEITHORST: Parece que la oposición, de obtener más del 51%, va a proclamar su victoria. Por otra parte, el Gobierno, de obtener más del 36% de los votos, también se va a sentir ganador. En este caso, ¿ve usted alguna posibilidad de violencia? ¿Qué va a hacer el Gobierno en ese caso?
PRESIDENTE: También le digo a usted, que es bueno atender. Ya contesté eso en la pregunta que me hiciera el corresponsal de Hungría.
Hay gente que quiere desatar la violencia. En la oposición pienso que son minoría; la mayoría de la oposición que se realice dentro de los cauces constitucionales y legales. Combatiré con la Ley y con las armas que tiene el Gobierno, toda actitud antilegal y toda actitud sediciosa.
Lo he dicho y lo he repetido hasta la sociedad. El pueblo no quiere la violencia. No necesita la violencia. Es demasiado grande la fuerza del pueblo, y además este Gobierno tiene cualitativamente el apoyo de los trabajadores, y cuantitativamente también. 

También se cuenta con la tradición de las Fuerzas Armadas de Chile y las Fuerzas de Orden. Estas son respetuosas de la voluntad popular, y acatan la Constitución y la Ley.
Por lo tanto, este es el Gobierno que tiene la base más sólida, desde el punto de vista social e institucional.
PERIODISTA REPRESENTANTE DEL DIARIO “EL COMERCIO” DE LIMA: Señor presidente. Nos gustaría escuchar algún comentario sobre el ingreso de Venezuela al grupo Andino, y además saber su opinión sobre el Presidente de Perú, General Velasco Alvarado, amigo suyo, que hoy está enfermo.
PRESIDENTE: Desde luego, aunque no hubiera aseverado lo último, yo le iba a decir que he sentido mucho la enfermedad del Presidente Velasco Alvarado. Me honro en decir que es mi amigo, y quiero manifestarle que estaba en el Sur, recorriendo la provincia de Magallanes, por lo que no me informaron el día en que se operó. Si hubiera estado en Santiago, habría enviado a mi médico personal, que es un buen cirujano, especialista precisamente en cirugía cardiovascular. No porque los cirujanos peruanos necesitaran la presencia de un cirujano chileno o de otra nacionalidad, sino por deferencia, por la amistad, por el afecto que tengo al Presidente Velasco Alvarado.

Apenas regresé a Santiago, llamé por teléfono a su señora esposa, en nombre de mi compañera y el mío, para preguntar por la salud del Presidente, y manifestarle -a nombre del pueblo y del Gobierno chileno- que deseábamos su total restablecimiento.
Espero enviar a un personero de alta jerarquía en el Gobierno, que llevará directamente los deseos del pueblo y del Gobierno chileno, en cuanto al restablecimiento del Presidente Velasco Alvarado. Lo volveré a llamar por teléfono apenas él pueda conversar conmigo.
En seguida quiero decirle que charlamos con el Presidente Caldera -en su estadía en Santiago y antes en mi pasada por Maiquetía- sobre el significado y la importancia de la incorporación de Venezuela al Pacto Andino.
Cuando le dí la bienvenida aquí en el Aeropuerto de Pudahuel, le hice presente que creía que en muy pocas horas iba a haber un pronunciamiento que significaba la incorporación de Venezuela.
Tres días después se producía este hecho: grato para nosotros, porque creemos que la presencia de Venezuela fortalece el Pacto Subregional, abre muchas perspectivas, ya que creo que el Pacto Andino es el hecho más sólido y más importante en cuanto a vinculación, no sólo económica y de integración, sino también en el aspecto cultural, técnico y científico.
Señala además, la posibilidad de que países con Gobiernos distintos, coincidan en las necesidades comunes de un mayor intercambio, de una mayor integración, con lo cual han quedado definitivamente derrotadas las fronteras ideológicas.
Además el Pacto Andino defiende a nuestros países, limitando las utilidades del capital foráneo y estableciendo plazos, para que esas inversiones pasen a ser definitivamente propiedad de los países en que se han hecho.
En resumen, lo que se ha alcanzado, el aumento del intercambio comercial, los mayores vínculos, con un hecho de extraordinaria importancia.
PERIDISTA: INTER PRESS ITALIANA.

PRESIDENTE: Ahora se me aclara un poco la pregunta.

La presencia de las Fuerzas Armadas chilenas nada tiene que ver con el pensamiento filosófico de algunos de los partidos que forman parte del Gobierno; lo que es muy distinto, señorita, y es bueno que lo entiendan claramente.
El Gobierno chileno está formando por los partidos que son marxistas, y partidos que no son marxistas. La tendencia, el propósito, el deseo de la prensa opositora nacional e internacional, es plantear que este es un Gobierno marxista. Yo soy marxista, pero soy tan marxista ahora como lo fui el año 1939, cuando fui Ministro de Salud Pública de Don Pedro Aguirre Cerda, con la diferencia de que en esa época no era sidente, era Ministro de la Salud Pública. Sin embargo, el Partido Socialista que era tan marxista como hoy, colaboró en un Gobierno que nadie podía definir como marxista.
Este Gobierno que yo presido no es un Gobierno marxista, es un Gobierno en que forman parte partidos marxistas, lo que es muy distito señorita. Porque los Radicales no son marxista, los Social Demócratas no son marxistas, entiendo que la Izquierda Cristiana definida como tal, no es marxista. Por lo tanto, entonces terminemos con esa intención, -no la suya, perdón, espero que me entienda, jamás me atrevería sostener que es usted personalmente; soy uno de los Presidentes Socialista más deferentes con las damas- pero terminemos con esa presentación nacional e internacional.
Por último -y está bueno que lo entiendan- en el mundo hay mil millones -o mil millones doscientos- de seres humanos que tiene una filosofía. Y el marxismo, como método para interpretar la historia, como doctrina científica, debe merecer el respeto. Y por último, el marxismo no es una receta para gobernar.

Se fortalece esto, como es lógico, con la presencia de Venezuela y todavía hay que agregar que se ha designado una Comisión Especial, para que estudie la mayor intensificación del Grupo Andino, en el comercio con Argentina y con México.
Creo que es uno de los hechos más trascendentes, realizados en América Latina.
A lo largo de mi gira por los países del continente, he hecho referencia a la importancia del Pacto Andino. Así fue en Argentina, Perú, Ecuador, Colombia, durante mi primera gira. 

Luego fue en México, en las Naciones Unidas, en Perú, y en las reuniones de la III UNCTAD en Santiago.
En todos estos foros de significación internacional, y en los países visitados, incluyendo los Congresos de Colombia y el de México, he hecho referencia muy clara a la importancia y significación del Pacto Andino.
Cuando tuve el agrado de estar como huésped del Presidente Juan Velasco Alvarado, fui a visitar la sede de la Junta de Dirección del Pacto Andino, y dí una charla sobre los proyecciones que a mi juicio tenía esta vinculación e integración de los países signatarios de él, para el futuro de América Latina.
PERIODISTA, DINNA MACHETTI: Ha causado mucho impacto, a nivel internacional, el hecho de que el Ejército chileno esté interviniendo para defender la Constitución y la democracia. ¿Cree usted que esta toma de conceptos por parte del Ejército chileno, la parte de los militares, va a centralizarse paralelamente a las dificultades que el proceso chileno puede tener para presiones internas e internacionales?
PRESIDENTE: ¿Cuanto tiempo estuvo elucubrando esa tan retorcida pregunta? Yo no sé si será dificultad del lenguaje, pero me parece una pregunta muy demasiado elaborada, muy sofisticada. Voy a tratar de simplificarla, pero antes quiero saber a quién representa usted.

Cada país -aún siendo marxista- tiene distintas formas y distinta representación de partidos. Hay países en que hay diversos partidos, que tienen forma diferente. El problema es que se ha hecho una campaña tal, que parece que los marxistas no pudieran actuar en las democracias, y además limitan la concepción democrática.

De una vez por todas, yo estoy en contra del formulismo democrático, contra la democracia pequeña, contra la democracia para unos pocos. Estoy por una democracia social y por una democracia económica, pero no implica y no tiene nada que ver con mis convicciones filosóficas. 

Además el Programa de la UP, no es un programa socialista anti-imperialista, antimonopolista, antilatifundista. Es un programa de acuerdo a la realidad chilena, es un programa para aplicarlo en 6 años, y es un programa que abre el camino al socialismo, porque, señorita, el socialismo no es un camino que se construye por Decreto.
PERIODISTA, REPRESENTANTE DE LA TELEVISION HUNGARA, ROBERT SCHOBERT. Nosotros tenemos menos tradiciones democráticas en Hungría que en Chile; pero nosotros decimos que más vale por la razón que por la fuerza. Por eso me sorprende un poco el texto del Escudo Chileno, que dice: “Por la razón o la fuerza”. ¿Qué cree usted personalmente? ¿Qué le significa personalmente esta expresión?
PRESIDENTE: Usted quiere remontarse al origen histórico nuestro. ¿Qué quiere que le explique? Nosotros decimos por la razón y no por la fuerza. Usted comprende: si usted tiene la razón, que no es argumento jurídico, tiene el Derecho de su lado, y si no toma en cuenta la base jurídica o el Derecho, o la razón, tendrán que emplear la fuerza.

Y yo le puedo decir que hasta ahora -y espero seguir de la misma manera- aplico la fuerza de la razón. Y tan importante es esto, que quiero señalarles, para que el resto de los corresponsales entiendan, que este país vivió en octubre del año pasado un paro sedicioso de 27 días. Un paro patronal, un paro empresarial, un paro que lamentablemente contó con la adhesión de colegios profesionales.
Y a pesar de las dificultades que se crearon, del daño causado a nuestra economía, del daño causado a los habitantes del país, de la tragedia para muchos hogares, de lo increíble, -se llegaron a botar 15 millones de litros de leche en un país que lo único que necesita es más y más leche para los niños; y a pesar de eso no hubo un sólo herido grave. Fíjese bien: ni un sólo herido grave, menos un muerto!
En otros Gobiernos, por huelgas solidarias o por paros de unos sindicatos, o por tomas de poblaciones, este país se manchó de sangre y muchos obreros pagaron con su vida el reclamar una migaja más de pan. Así que nosotros aplicamos la fuerza de la razón.
PERIODISTA DEL FINANCIAL TIMES DE LONDRES, HUGO O’SNASCHNESSI: Señor Presidente ¿Usted cree en la posibilidad de una mediación internacional en su diferendo con Estados Unidos frente a las Compañías Cupríferas?
PRESIDENTE: ¿Una mediación internacional? ¡No señor!
PERIODISTA: O alguna otra vía de solución de este problema.
PRESIDENTE: Señor, nosotros estamos conversando con el Gobierno de Estados Unidos en un alto nivel de responsabilidad mutua, de mutua consideración.

Cuando terminen nuestras conversaciones veremos que caminos se siguen, si hay acuerdo o no hay acuerdo. En todo caso, quiero decirle a Ud. que hay un convenio, un tratado, entre el Gobierno de Estados Unidos y el Gobierno de Chile, que establece que si hay diferencia entre los Gobiernos, hay un tribunal, que no es resolutivo, pero sí sugiere, busca fórmulas que pudieran satisfacer a ambas partes. Un tribunal especial debe ser el que analice, a requerimiento de ambas partes, o de una de las partes, estos problemas.
Eso que existe es un convenio o tratado, entre Chile y Estados Unidos. Si llega el momento, nosotros invocaremos esto que es del año 1914.
PERIODISTA REPRESENTANTE DE “LA OPINION” DE BUENOS AIRES< LUIS CORDOVA: Uno de los temas más debatidos de la campaña electoral, ha sido el problema de la definición de las áreas de la economía. Ahora bien, sabemos que existe un proyecto, llamado Proyecto Millas.
Un comentarista radial, Hernández Parker, ha dicho que no solamente es el Proyecto Millas, sino que su origen estaría en las Fuerzas Armadas. Mi pregunta concreta es ¿Cuándo se van a definir las áreas de la economía y cuál es la vía más expedita para ello?

PRESIDENTE: Desde luego yo lamento que un periodista, como Hernández Parker, asevere lo que dice hoy día en Ercilla, y a usted compañero Córdova, -espero que no le moleste que le diga compañero- a usted, compañero periodista, debo decirle que aquí en este Gobierno no hay proyectos del Ministro Millas, del Ministro Figueroa, del Ministro Almeyda.

Aquí hay proyectos del Gobierno, y a usted no le debe parecer extraño que el Jefe del Gobierno sea el Presidente de la República. En este país, los proyectos que me envían al Congreso se llaman mensajes, y tienen por obligación constitucional llevar la firma del Presidente. Y por lo tanto, todo mensaje enviado al Congreso tiene el sello del Gobierno. El Gobierno es un todo, señor, y yo soy el responsable directo de todo proyecto que lleva mi firma. No hay ningún Ministro de estado que pueda enviar un proyecto con su firma. No hay ningún Proyecto Millas ni hay ningún Proyecto de las Fuerzas Armadas.
Hay un proyecto del Gobierno, que no sólo comparte, sino que yo los propuse y lo he defendido y lo seguiré defendiendo, contra la opinión de mucha gente. Por último, será el Congreso el que tendrá que pronunciarse sobre ésto.
Ahora, en la segunda parte de su pregunta, si señor -o si compañero, para no cambiar el tono amistoso con que estamos hablando- efectivamente no hemos podido concretar el Area Social de la Economía, que es básicamente la que más nos preocupe e interesa. Porque sobre esa estructura tenemos que edificar el desarrollo económico de Chile. ¿Por qué no lo hemos podido hacer? Porque el Congreso, donde no tenemos mayoría, no se ha pronunciado sobre los proyectos de ley que hemos enviado sobre esta materia y sobre indicaciones que hemos hecho a proyectos que yo estaban tramitándose, a los cuales podían hacersele indicaciones, porque tenía similitud con la materia que a nosotros nos interesaba.
Por lo tanto, nosotros hemos querido definir categóricamente, claramente, cuáles deben ser las empresas monopólicas o estratégicas, que formen el Area Social de la Economía. Más todavía. Hemos nominado las 91 empresas.

Y hemos agregado en este proyecto mal calificado, más empresas que no estaban primero. ¿Por qué? Porque son empresas estratégicas. Y además, antes definimos, he sólo por el nombre sino por el monto del capital, sosteniendo que sobre tal nivel, que eran 14 millones de escudos, esas empresas pasarían al Area Social.
El Gobierno ha sido claro, preciso. Hemos luchado dura y tesoneramente por darle un marco jurídico, legal, a nuestra concepción del Area Social. Por eso es que también hemos tomado medidas administrativas que han significado, o requisar empresas o intervenir empresas. Y a eso obedece el proyecto, que ha sido criticado aun por sectores de izquierda, y yo creo que por no tener un conocimiento cabal.
Yo quiero precisamente, darle un corte definitivo a esa situación, porque resulta que hay 45 empresas de las 91, y están cuestionadas para la intervención o el requisamiento, desde el punto de vista judicial, 21 empresas. En una situación anormal. Por eso queremos definir esta situación, y por eso también en este proyecto designamos comisiones, y una comisión especial, para que trate el caso donde hay inversiones extranjeras, porque nosotros queremos ser lo suficientemente honestos y claros, para que los inversionistas extranjeros sepan qué es lo que les va a ocurrir, y qué no les va a ocurrir, con los capitales que tienen invertidos en determinadas empresas.
Nosotros llegamos a un entendimiento muy claro con empresas extranjeras, con la RCA Víctor, con la American Steel, etc, etc. Con los capitales extranjeros que estaban invertidos en la INSA, en MANESA, etc.

Este proyecto de ley que les he explicado, les repito que ni es de las Fuerzas Armadas ni de ningún Ministro. Es del Gobierno, y fundamentalmente lo he patrocinado yo, lo he defendido yo. Este proyecto está destinado a fortalecer el Area Social de la Economía y a clarificar la situación en que se encuentran algunas empresas.
Hay un número determinado de empresas intervenidas que no pueden ser empresas del Area Social, porque no tienen para nosotros ese interés y habrá que conversar con sus trabajadores. Pero en definitiva ¿qué van a ser? Van a ser empresas subsidiarias de grandes empresas, van a ser empresas de trabajadores. Van a ser empresas de autogestión o alguna que no interese a los trabajadores ni al Gobierno, será devuelta a sus propietarios. Estos son los problemas que queremos analizar, con la diferencia de que nosotros siempre escucharemos a los trabajadores, porque somos un Gobierno de trabajadores.
Aquí es muy conveniente que se entienda que los trabajadores no participan en el Gobierno, los trabajadores son el Gobierno, lo que es muy diferente.
PERIODISTA REPRESENTANTE DEL WASHINGTON POST, DIUGUID LEWIS: Salió un documento del MAPU, todavía no desmentido, que dice entre otras cosas que habrá una crisis económica insoportable a fines de abril o mayo. Quiero saber si podría comentar sobre este documento.
PRESIDENTE: Con el mayor gusto, usted es un hombre que tiene preguntas muy categóricas, muy claras, pero le pone algunos adjetivos que son insoportables.
Sí señor. Salió el documento del MAPU. Esta mañana yo recibí a la Directiva Oficial del MAPU, y me dijeron que ese no era un documento de la directiva. Era un análisis político hecho por un grupo de trabajo, para ser presentado a la reunión ampliada, al Pleno del Comité Central, a fines de este mes.

Además, me informaron que había otros documentos, que tenían un enfoque distinto.
También me llamó el Ministro de Hacienda -que es militante del MAPU- para manifestarme que discrepa totalmente con ese documento. Yo le dije que no era necesario que hiciera una declaración pública, porque no es un documento oficial. Es un análisis político, hecho por un grupo de gente.
A mi no me inquieta ni me interesa lo que piensen determinados grupos dentro de sus propios partidos. Yo tengo una sola obligación: saber el pensamiento oficial de los partidos, y eso tienen que hacerse presentes en las reuniones de los dirigentes nacionales de los partidos, con el Presidente de la República.
Si ahí algún partido plantea concepciones tácticas o estratégicas que no estén dentro del Programa de la Unidad Popular o plantea puntos de vista que no están en el Programa, se encontrarán implacablemente con mi posición, con mi actitud y con mi decisión de mantenerme dentro del Programa de la Unidad Popular y dentro de la táctica y de la estrategia que se fijó la Unidad Popular.
Aquí ningún partido, ya sea de la Unidad Popular o de fuera de ella, cambia la táctica o la estrategia que el Gobierno debe seguir. Que esto quede muy claro.
Claro está que democráticamente, en las reuniones de los jefes de partidos, un jefe de partido puede -si lo estima conveniente- decir: “mire, frente a tal emergencia, tal realidad o tales hechos nuevos, pensamos lo siguiente”. Pero tienen que discutirlo, analizarlo.
Yo creo que este estudio hecho por algunos compañeros del MAPU, es un documento que tiene graves errores conceptuales y no tiene la firmeza de antecedentes absolutamente sólidos. Desde el punto de vista político yo diría que es un documento seráfico, que si llegara a ser llevado a los partidos de la Unidad Popular, yo lo haría pedazos en 10 minutos, desde el punto de vista de los principios, de la aplicación táctica y de la estrategia de la Unidad Popular.
PERIODISTA REPRESENTANTE DEL EXPRESO DE LIMA: ¿Cree usted compañero Presidente, que la participación de la mujer chilena en este proceso electoral tendrá algún cambio, en el sentido de progreso y avance de su posición frente a los problemas nacionales.
PRESIDENTE: Creo que sí. Estoy firmemente convencido que sí. Yo perdí las elecciones presidenciales del 58 y del 64 por el voto femenino, a pesar de haber sido uno de los Senadores que más firmemente trabajó por la mujer. Siempre he criticado a los jefes de los partidos políticos de la izquierda, por no haber desarrollado una gran campaña, por no haber elevado el nivel político de las mujeres, por no haber desarrollado una gran campaña haciéndole entender a la mujer que ella es la más beneficiada con un Gobierno revolucionario, que va a poner término a su explotación como trabajadora y como mujer.
El régimen capitalista es la explotación del hombre por el hombre. Dentro de esa concepción de explotación, trágica y dolorosa, no mucho más explotada es la mujer que el hombre.
En los países como el nuestro, no sólo a igualdad de trabajo hay desigualdad de salario. La capacidad jurídica de la mujer está limitada; no tiene los mismos derechos que el hombre.
Las expectativas y las posibilidades de llegar a niveles superiores de preparación técnica en nuestro país, se han abierto en un porcentaje amplio, pero para una capa social determinada.
Todavía hay mujeres que viven en una servidumbre intolerable. Las campesinas, por ejemplo. ¿Hay una institución más retrógrada que la empleada doméstica, que persiste en estos países y en este continente? ¿En qué parte de Europa existe la empleada doméstica?

¿En qué hogares existen en los países capitalistas? En los hogares de la alta burguesía y de la mediana burguesía. Es probable que un multimillonario -en Estados Unidos- pueda darse el lujo de tener una empleada doméstica.
Pero no es problema de dinero. Es problema de conciencia social de la gente.
En nuestros países no; no se cuántas habrá. Seguramente sobre 100 mil. No tienen organización ni derechos que se cumplan. No trabajan 8 horas. Están obligadas a vivir dentro de la casa, lo que se llama “puertas adentro”. Salen a veces, una vez a la semana, y eso. Tienen que volver a vivir. Hay mujeres que son casadas, pero frente a la realidad económica, están separadas de sus compañeros.
Nosotros hemos encarado, como Gobierno revolucionario, por obligación, por convicción, por doctrina, por principio, por sentido humano, los problemas de la mujer. Por eso he creado la Secretaría Nacional de la Mujer; por eso destacadas mujeres han tenido cargos y tienen cargos de extraordinaria importancia; Mireya Baltra, hija de suplementeros, suplementera ella hasta los 15 años, fue Ministro del Trabajo. Tenemos dos Intendentes en Chiloé y en Linares que son mujeres. Tenemos 465 Gobernadores que son mujeres. Tenemos a la Subsecretaria de Justicia. Una mujer en Chile -óiganlo bien- maneja las ventas del cobre y los ingresos del cobre, que representan el 72% de los ingresos de divisas de nuestro país. Y de un presupuesto de divisas de mil ciento cincuenta millones de dólares, el 72% lo da ventas del cobre y la maneja una mujer, María Isabel Camus, que tiene mucha experiencia y trabajaba en CODELCO. Ella es la responsable.
Este Gobierno -fíjense bien- por primera vez en la historia después de 160 años casi de vida, nombró a una mujer Ministro de Corte, Fanny Faivovich, que lamentablemente falleció a los tres o dos meses. Pero nombré a otra mujer en reemplazo de ella. Claro, habían hecho una carrera judicial que permitían nombrarlas.

Cuatro asentamientos campesinos, los más importantes y un CERA, -que es el que está en Pirque y que lleva el nombre de Fidel Castro- son dirigidos por mujeres, y tres más a lo largo de Chile. Una mujer en la Provincia de Bio Bio es Presidente del Comité Provincial Campesino, y así sucesivamente.
La Unidad Popular ha entendido. Y por eso es que la Unidad Popular lleva a 5 mujeres candidatos a Senador. El CODE lleva dos. La Unidad Popular lleva 18 candidatas a Diputados, mientras que el CODE lleva 5.
Además, la mujer tiene que estar reconocida de este Gobierno, porque este Gobierno ha hecho lo único que puede hacer un Gobierno Revolucionario: señalar ue no puede haber separación, discriminación entre el hombre y la mujer, hacer presente la moral caduca, absurda que todavía marca las diferencias entre el hombre y la mujer.
Nosotros hemos enviado proyectos al Congreso para establecer la igualdad jurídica del hombre y de la mujer. Más que eso. Hemos dado beneficios a la mujer, por convicción profunda, como el aumento del subsidio maternal, descanso de la mujer más amplio después de que tiene un niño; más que eso, hemos planteado la responsabilidad del hombre frente a la paternidad. En muchos países, como en muchos países latinoamericanos, existe la vergüenza increíble de que frente a la ley haya desigualdad de derechos frente a los hijos; hijos legítimos, hijos ilegítimos, hijos naturales.
Todavía, en un plantel de importancia como es la Escuela Militar, no puede entrar a ser alumno un hijo natural, aunque resulta que el Padre de la Patria Bernardo O’Higgins, era hijo natural. Fíjense en las contradicciones de una clase social; el Padre de la Patria, Bernardo O’Higgins era hijo natural, y supongo que a todas las generaciones nos merecerá respeto. no sólo el Padre de la Patria, sino su madre, que debió haber sufrido en esa época el prejuicio si hoy día existe un prejuicio brutal contra la madre soltera; en un país donde a pesar de que se a avanzado -y yo creo que Chile ha sido uno de los países donde la mujer ha alcanzado más altos niveles- todavía en este país no hay una seria, un profunda educación sexual.

Por eso es que nosotros hemos presentado un proyecto destinado a la igualdad de los derechos de los hijos. Y más que eso, nos hemos preocupado de las ancianas de este país, de jubiladas, de pensionadas, que han recibido reajustes que hacen que este Gobierno tenga la satisfacción profunda de no haber vista a ancianas recorriendo el Congreso o agolpándose aquí en el patio de La Moneda para reclamar reajustes. Los hemos dado antes; no han necesitado golpear las puertas de La Moneda, ¿y por qué lo hemos hecho? Por convicción revolucionaria, por sentido humano.

Por eso yo creo que la mujer, hoy día tiene que darse cuenta de que ella será más beneficiada en un Gobierno popular, en un Gobierno 

Revolucionario, que fundamental y esencialmente tiene que preocuparse de la mujer.
Por eso enviamos al Congreso un proyecto creando el Ministerio de la Familia. Si acaso nos produce a nosotros indignación y protestamos por que no se haya financiado el presupuesto, que salgan desfinanciada las leyes de reajustes, con cuánta mayor razón podemos protestar por que el Ministerio de la Familia, después de dos años no ha sido despachado. En un país en donde existe un alto porcentaje de gente que convive y que el hombre después de vivir con una mujer 8 o 10 años, la deja con dos o tres hijos, se va y queda esa mujer abandonada, sin trabajo y en la miseria con sus hijos.
Por eso queríamos el Ministerio de la Familia, para darle un contenido real a la familia, para darle techo, para darle educación, para darle trabajo, para legalizar las uniones, para que el hombre asuma sus responsabilidades cuando engendra un hijo.
Por eso creemos que la mujer va a estar con nosotros. Por eso creemos que la mujer va a hacer justicia a este Gobierno, y aunque no votaron por nosotros, siempre nos quedaría -y eso vale más- la gran tranquilidad de conciencia de haber cumplido con nuestras convicciones, de haber luchado por elevar las condiciones espirituales y materiales de la mujer en Chile.
La segunda pregunta compañero, pero que sea concreta y breve.
PERIODISTA: Muchas gracias. Es de carácter internacional. Se va a reunir el Consejo de Seguridad el 15 de marzo en Panamá. Participan por primera vez en América, como miembros latinoamericanos Perú y Panamá. Quizás se discuta ahí el problema del Canal de Panamá.

Entonces yo quisiera que el compañero Presidente nos diera alguna opinión sobre el Consejo de Seguridad, sobre Panamá, su reivindicación, que es de todo latinoamericano. Esto quisiera, señor, y quitandola medio minuto, mi agradecimiento por esas opiniones del General Velasco, a quien todos los peruanos queremos y respetamos, y esperamos que se mejore muy pronto, para que siga al frente de la Revolución.
PRESIDENTE: Compañero y amigo Genaro Checa. Al Gobierno de Chile le parece muy bien que el Consejo de Seguridad se reuna por primera vez en un país latinoamericano y que sea Panamá.
Y allí hay un problema que se arrastra, que dice relación con los intereses materiales, y aún más, con la soberanía de un pueblo, que ha luchado y lucha por él. Nosotros siempre estaremos junto a los pueblos que luchan por su independencia económica, por respeto a su soberanía, por respeto a su integridad territorial.
PERIODISTA: El domingo próximo usted va a votar, por supuesto. ¿Podría explicarnos sus planes para el domingo?
PRESIDENTE: ¿Mis planes para el domingo? Levantarme más tarde que habitualmente, ir a votar, venir a La Moneda, almorzar frugalmente, leer los diarios, informarme de las noticias a través de la red que hay de Arica a Magallanes, tener una conversación con Morfeo de 3 a 5, jugar ajedrez de 5 a 7 y empezar a imponerme de los resultados electorales a partir de esa hora, porque en Chile las cosas están organizadas de tal manera que ya se saben a las 7 de la tarde, gran parte de los resultados. Creo que no tendré que decirle al país nada especial, excepto que las elecciones se han hecho en calma, con respeto a todos los derechos, que la palabra empeñada por el Gobierno se ha cumplido; después ir al cine y volver a dormir.

Un calendario muy monótono, pero muy práctico. A lo mejor también me dirijo al país, tipo 10 ú 11 de la noche cuando ya estén los resultados generales.
PERIODISTA, REPRESENTANTE DE LA REVISTA STIMME DE ALEMANIA FEDERAL, JUERGEN ECKL: Señor Presidente, una pregunta que no se ha tocado todavía y me parece importante. Se ha discutido mucho en el último tiempo sobre el problema económico de Chile.
¿Podría usted darnos un breve análisis de la situación económica de Chile, de los problemas más importantes y qué posibilidades hay de resolver estos problemas? Gracias.

PRESIDENTE: Desde luego creo que existen muchas posibilidades; yo no conozco ningún país en que no hayan desaparecido los problemas, por muy álgidos que sean esos problemas económicos. Los países persisten; es posible que los Gobiernos tomen distintas medidas. Pero tampoco he visto yo que se hayan producido ecatombes en cuanto a caídas de Gobiernos por problemas económicos. Siempre son problemas políticos. Claro que a veces explotan los problemas económicos. Eso como una apreciación de tipo general.
Pero en respuesta a su pregunta, que le agradezco porque me va a permitir señalar algunas cosas que es conveniente que los corresponsales sepan, le digo que desde luego, a ninguno de ustedes es necesario insistirles que en el mundo existe un proceso inflacionista. El nivel político y cultural de ustedes me hace innecesario remarcar que esta situación del mundo golpea al país más poderoso del capitalismo industrial, como es Estados Unidos. 

Cuando venía desde mi casa a La Moneda leía en un diario cómo se habían cerrado las transacciones en Europa, especialmente en Alemania Federal, en relación con el dólar. 

Porque nunca, nunca hasta ahora, había ocurrido lo que ocurrió ayer, que se habían lanzado al mercado cantidades siderales de dólares, lo que obligó al Gobierno, al Canciller Willy Brandt, a tomar medidas extremas. Dos mil setecientos millones de dólares se lanzaron al mercado y ya el Presidente Nixón tuvo que devaluar en un 10% el dólar últimamente.

Bueno si eso le ocurre al país más poderoso del capitalismo industrial, que ha puesto fin a una guerra -por suerte porque el heroísmo del pueblo Vietnamita merece el reconocimiento y el respeto de la humanidad-; si ese país sufre el embate del proceso inflacionario, si ese país ve crujir parte de la solidez de su moneda ¿qué no ocurrirá en países dependientes en lo económico, como los países subdesarrollados, que tienen -por ejemplo- una deuda externa superior a los 75 millones de dólares, y que no pueden pagar?

¿Qué ocurrirá en esos países donde el intercambio comercial limita sus posibilidades, donde fronteras levantadas hacen imposible que puedan internar algunos productos de exportación?
¿Qué ocurrirá en esos países, en donde los fletes internacionales están manejados por grandes compañías? 

¿Qué ocurrirá en países como los nuestros, en donde sufrimos como consecuencia de la depreciación del dólar y la demanda de alimentos, una baja extraordinaria en el precio de los alimentos?
Todo esto marca y señala una etapa histórica, en donde indiscutiblemente las basas del comercio capitalista están crujiendo, y en donde los países en vías de desarrollo ya lo hicieron presente. En el Perú, por ejemplo. Y yo lo hice presente en mi discurso inaugural de la Tercera UNCTAD. Estamos reclamando una presencia en el manejo monetario y una presencia auténtica en el comercio industrial.
¡Hasta cuándo nosotros vamos a pagar, como consecuencia de la guerra caliente, como consecuencia de la guerra fría, o como consecuencia de una aparente paz! Siempre somos el “pato de la boda”. Países potencialmente ricos que vivimos como pobres. Países con un drama extraordinario porque los niveles de vivienda están por debajo del crecimiento vegetativo de la población; los niveles de educación, de alimentación, y de trabajo también.

¿Cómo no vamos a sufrir las consecuencias, cuando un Ministro de Agricultura de Estados Unidos dijo hace tres o cuatro años, que esta era la década del hambre?
Fíjese: decir que esta era la década del hambre cuando ya en América Latina el 56% de su población se alimenta por debajo de lo normal.
Entonces si usted concreta su pregunta al caso de Chile, yo primero le doy un enfoque general, para que vea el drama de estos países. Así como le digo que el 56% de los latinoamericanos se alimenta por debajo de lo normal, le podría que hay 140 millones de latinoamericanos que son semi-analfabetos y analfabetos absolutos. Le podría decir que en América Latina faltan 19 millones de viviendas y ningún país construye para el aumento vegetativo de la población, ni siquiera este Gobierno Popular, que trata de hacerlo y se aproxima mucho.
Le podría decir que hay 70 millones de cesantes en América Latina, gente que no tiene trabajo. Hay 11 o 13 millones de cesantes absolutos y el resto es gente que tiene trabajos ocasionales. Este es el drama de estos países.
Por eso es que estos países están en ebullición y por eso es que estos países tienen que defenderse, porque sus riquezas están en manos de capital foráneo. Y por eso nosotros luchamos por nacionalizar el cobre, que representa en 72% de nuestros ingresos de divisas y el 25 por ciento del Presupuesto Fiscal.
Y no nos parece justo que la gente que representa capitales sin bandera y sin patria, esquilmen a un país y todavía pretendan intervenir políticamente. Como en el caso de la ITT, que estuvo a punto arrastrarnos a una guerra civil.
¿Cuál es el drama de Chile? ¿Cuál es la realidad de Chile? Destacando con orgullo de chileno y haciendo justicia a Gobernantes anteriores, este país tiene una institucionalidad, señores.

El Congreso de Chile tiene 160 años de vida. Las Fuerzas Armadas de Chile, son Fuerzas Armadas profesionales, técnicamente eficientes. Son y constituyen un ejemplo extraordinario; son fuerzas democráticas, respetuosas de la Constitución y la Ley. Este es uno de los hechos más trascendentes de este país. Lo mismo digo de las fuerzas de orden; me refiero a Carabineros e Investigaciones.
Este país tiene riquezas fabulosas en el campo minero: somos el segundo país productor de cobre, muchas veces y a veces el tercero. Tenemos las más grandes reservas del mundo. Tenemos reservas de hierro increíbles, tenemos tungsteno, tenemos manganeso, debemos de tener uranio.
Un país que tiene 4 mil y tantos kilómetros de costa, un país que tiene bosques centenarios, un país que tiene tierra para alimentar a 20 millones de habitantes, no puede alimentar a 10 millones. Un país que nosotros hemos recibido con una infraestructura que no puede satisfacer las demandas de la gente. No tenemos bienes con qué responder al legítimo derecho de miles de personas, pero que ahora si que vive en democracia, porque nos preocupa satisfacer sus necesidades esenciales.
Un país al que recibimos con 4 mil 20 millones de dólares de Deuda Externa, la más alta deuda per cápita del mundo, solo superada por Israel, que está permanentemente en guerra.
Un país que sufre la agresión que hemos sufrido nosotros, fundamentalmente de las Compañías cupríferas, de la Anaconda y de la Kennecott. Sobre todo de la Kennecott, que ha entablado demanda para embargarnos el cobre en distintos países de Europa. Que por haber nacionalizado el cobre, los carganismos internacionales de crédito, de los que somos parte por derecho propio, no nos despachan nuestras urgencias.
Para qué vamos a hablar de la banca privada. Un país que tenía antes créditos en Estados Unidos a un nivel cercano a los 230 millones de dólares al año, en la banca privada, que han sido suprimidos. Este año creo que hemos tenido cero crédito en la banca privada.

Un país que no encuentra posibilidades en el mercado internacional del dinero, como consecuencia de la agresión de la Kennecot, porque se ha hecho creer que nosotros somos insolventes, que no vamos a cumplir con las metas de cobre, porque los compradores de cobre que viven en la incertidumbre de si les van a embargar o no el cobre que compraron.
Un país que no recibe anticipos, como recibieron todos los Gobiernos anteriores, por las ventas hechas de cobre. Con los documentos y los convenios comerciales, los bancos particulares de Europa y EE.UU. anticipaban el 70 u 80% del valor de la transacción comercial.
Un país, señor, que en 2 años ha dejado de percibir 500 millones de dólares, por la baja del precio del cobre.
Un país agredido, con un clima tremendo. ¿Acaso ustedes no saben que este país es presentado en el mundo como un país antidemocrático donde hay una dictadura, donde el oscurantismo marxista -al que hacía referencia indirectamente una periodista-, pesa con toda su brutalidad? Yo les pregunto a ustedes, corresponsales extranjeros: Díganme, ¿En qué país hay más democracia que en este? Yo les pregunto directamente, categóricamente, díganme ¿en que país? En ningún país, señor, estoy seguro, en ningún país hay más democracia que aquí, donde funciona ampliamente la democracia burguesa; no quiero hacer referencia a países en que hay discriminación racial.
¿En que país hay más libertad que en éste? ¿Ustedes pueden escribir lo que escriben aquí en Chile en contra del Gobierno en sus patrias? Estoy seguro de que no.
Entonces este país, en estas condiciones; este Gobierno, que tiene un Congreso donde no tiene mayoría, que despacha las leyes desfinanciadas, que no le da instrumentos jurídicos, como el que necesita por ejemplo para combatir el mercado negro, la especulación con la moneda, etc.

Un país con una oposición interna implacable y además agredido internacionalmente.
Un país en donde se han incorporado 600 u 800 mil chilenos a la vida, porque había 200 mil compatriotas, jefes de hogares, que estaban cesantes durante años.
Un país donde hemos tenido que redistribuir el ingreso porque había sectores sociales que vivían en condiciones sub-humanas de ingresos, mientras hay sectores pequeños que han obtenido ventajas extraordinarias a lo largo de toda su vida.
Entonces sufren las consecuencias lógicas. Primero por lo que ocurre en el mundo -porque no somos una isla- y sufrimos como un país en vías de desarrollo mucho más que los países del capitalismo, la crisis que está viviendo el capitalismo internacional, y todavía tenemos los problemas internos. Porque hay gente que no quiere entender que este país esta viviendo una revolución, señores, una revolución profunda.
Además es el único país del mundo que está haciendo una revolución sin costo social.
¿Cuánto costó la Reforma Agraria en muchos países de Europa?

¿Cuánto costó en vidas la Reforma Agraria en México?

¿Cuánto costó la Reforma Agraria en muchos países del capitalismo?

¿Qué ha costado aquí, señores? Dos o tres vidas, que tienen indiscutiblemente el mismo valor que muchas vidas, pero en la realidad el costo social en esta revolución es mínimo.

¿Tenemos dificultades económicas? Claro señores. Pero un país no puede distraer el 38% de su presupuesto de divisas para jugar los compromisos internacionales de la deuda externa, amortización, e intereses.

¿Cómo puede subsistir un país que tiene que gastar más del 45% de divinas para traer carne, trigo, grasa, mantequilla y aceite? Y lo que es peor, sin aumentar los volúmenes materiales. ¿Por qué? ¿Cuánto ha subido el trigo, señores? Ha subido un 40 y tanto % ¿Cuánto subió el arroz, la mantequilla, la leche? ¿Cuánto subieron los fletes? Ese es el drama de nuestros países, ¿en qué país no hay inflación?

En todos los países del mundo. Aquí tenemos un nivel de inflación extraordinariamente alto. Sí señores. Porque nosotros somos un país agredido internacionalmente e internamente. Pero al mismo tiempo estamos combatiendo la inflación, con una conciencia de Gobierno Popular, defendiendo los ingresos de los que viven de un sueldo y un salario, y aplicando iniciativas legales, para que paguen los que tienen, para disminuir el exceso de circulante que hoy en este país, para evitar las presiones inflacionarias derivadas del déficit en el financiamiento de los proyectos en el Congreso.

Si señores. Vivimos una hora difícil, como la viven todos los países del mundo, con una diferencia; si, esta hora difícil, la vamos a superar con respeto a la personalidad humana, sin que se ensangrente este país, con un sentido profundo, nacional y patriótico. Y yo creo que contaré con el apoyo del pueblo, lo que me da tranquilidad y seguridad.


Muchas gracias