El PCCH: su responsabilidad política en la represión al pueblo mapuche en el gobierno de Bachelet


Armando Romero

AITUE NOTICIA


 El partido comunista en estos días ha difundido la reunión con la machi Francisca Linconao. En su medio escrito el siglo un reportaje justificando las razones del PCCH, señalando que siempre han estado apoyando al pueblo mapuche. Difundiendo fotos de una conferencia de prensa en la sede del partido, con la imagen de Gladys Marín detrás del la machi.

  

El semanario dirigido por el periodista Hugo Guzmán, vinculado a los círculos del poder político en sus años de exilio en México. En el primer mandato presidencial de Bachelet se desempeño en la Secretaria de Comunicaciones del Palacio de La Moneda, comenzando a entrelazar los delgados hilos del poder político, con un habitual bajo perfil Hugo Guzmán es un experto en manejo y control de la información.

  Lo que no informa la periodista Daniela Pizarro en su crónica, es que el PCCH durante los 4 años de aprendizajes de la colectividad en el gobierno, nunca se pronunció y condeno la represión a niños mapuche en una escuela. La ex ministra Pascuala no se manifestó condenando públicamente, la situación de apremio y vejamen que fue objeto Lorenza Cayuhán, un acto de tortura del cual el partido comunista fue cómplice por omisión pragmática. Para Sayén el venir al mundo significaba un acto peligro para el   Estado chileno. Ningún diputado comunista, dirigente o funcionarios de gobierno emitieron apoyo alguno.

Michelle Bachelet en su legado quedará para la historia, que promovió y justifico la represión y montajes policiales en contra el pueblo mapuche. El PCCH no puede eludir su responsabilidad histórica de la represión en el Wallmapu, de las violaciones a los derechos humanos del pueblo mapuche. Cuando se forma parte de una coalición de gobierno, es mucho más que un acto de aprendizaje político en estos cuatro años donde fueron parte de la toma decisiones del Estado chileno.



A más de dos meses de la huelga de hambre del machi Celestino Córdova, siguiendo la misma lógica de justificación que argumenta el PCCH. Al tratarse de una autoridad ancestral espiritual, ser encarcelado en un juicio donde no existieron las mínimas garantías, del debido proceso.  Donde han estado los parlamentarios y dirigentes comunistas, para alzar la voz y denunciar las violaciones a sus derechos humanos y su religiosidad, por parte de Gendarmería de Chile y el gobierno del cual formaron parte.



Pareciese que el partido comunista creyese estar invertido, de una suerte de patrono del sindicalismo, de los movimientos estudiantiles, del mundo de los DDHH. Históricamente han instrumentalizado a las organizaciones de derechos humanos, imponiendo su política partidista por sobre la causa. Dentro de sus logros está haber transformado la fecha del 11 de septiembre en un acto dominical, casi en una romería religiosa para no incomodar a la clase política. Entre cuatros paredes se apropian de una fecha, imponen que los 11 sean conmemorado  día domingo, nada de pasar frente al Palacio de la Moneda para rendir el homenaje al Presidente Allende y los que cayeron ese día combatiendo.



El pretender instrumentalizar la situación de la machi Linconao por parte del partido comunista, obedece a esa misma lógica de atribuirse representación para sus propios objetivos políticos.


En el encuentro en la sede del partido comunista,  el presidente de las Juventudes Comunistas, Camilo Sánchez, señaló a los periodistas que “existe ensañamiento contra la machi Francisca y los otros 10 comuneros”. Acaso en el último tiempo se han dado cuenta de esta realidad, que viven a diario el pueblo mapuche. En la conferencia de prensa no se refirieron a la situación de los presos políticos mapuche y la huelga de hambre del machi Celestino Córdova.


La machi en su sabiduría acudió como autoridad espiritual, a reunirse con autoridades del Congreso de Chile. 



 En la ceremonia del Congreso en el traspaso del mando presidencial, la diputada Karol Cariola lucia algunos símbolos mapuche, no respetando su sentido sagrado y que esta lejos de ser objetos para el lucimiento antes las cámaras.