Honduras la impunidad para los asesinos de la masacre de campesinos 2010


AITUE NOTICIA


 



A finales de 2010, en Honduras se perpetuó una masacre contra un grupo de campesinos que exigían su derecho a la tierra. La toma de la finca El Tumbador finalizó con varias mujeres torturadas, el asesinato de 5 campesinos y 4 heridos.


El 15 de noviembre de 2010 en el Aguán, Honduras, más de 80 campesinos, miembros del Movimiento Campesino del Aguán (MCA), se tomaron la finca El Tumbador.


El MCA es una organización campesina fundada en el 2000, su búsqueda se encaminaba a “ revertir el proceso de neocolonización neoliberal de la zona”. Uno de sus grandes logros fue recuperar un terreno de 5.724 hectáreas (Ha), que en los años 80 había sido ocupado por las Fuerzas Armada para entrenar militares de Honduras, el Salvador y la contra nicaragüense, en el contexto de la Operación Centroamérica, organizada por el Estado Norteamericano y la dictadura de Argentina.


En 1992 parte de las 5.724 Ha eran concesionadas a ganaderos, pero la municipalidad se las vendió a testaferros. El Estado antes de conceder las tierras al MCI las recupera e indemniza a quienes usurpaban el territorio y a los testaferros. El establecimiento pagaba por obtener la tierra que le pertenecía.


Pese a que la propiedad de la tierra era titulada no se garantizó el acceso, uso y control. A los campesinos del MCI se les otorgó tan solo 3.000 Ha. Entre las 2.124 Ha que no fueron repartidas, hubo 700 que hacían parte de la finca El Tumbador, el terrateniente Miguel Facussé era su propietario.


En 2010, como respuesta a la toma hecha por los campesinos a la finca El Tumabados, exigiendo sus derechos, los guardias de seguridad de Facussé asesinan a 5 campesinos, 4 quedan heridos y 4 mujeres “sufrieron torturas dentro de las fincas, de lo cual no se habla, hecho que es indicativo de la situación de las mujeres en el Aguán” [1]. Como solución al conflicto el Estado concede las tierras a Miguel Facussé.


Según una de las viudas del Grupo de Trabajo en el Aguán varias comisiones del Estado han ido a sacar información y les “dicen que sí van a luchar para que haya justicia para esos asesinos. Cada vez que vienen comisiones siempre repetimos lo mismo y lo mismo, vienen unos vienen otros, y hasta la vez no hay ninguna respuesta. Todo está impune, todo está callado, como que no valieran los campesinos, que poco les interesa”.


Los campesinos y campesinas señalan que Miguel Facussé financió los guardias y sus entrenamientos gracias al Banco Mundial, testimonio que se comprobó mediante un documento de la corporación Dinant, que es propiedad de Facussé, en el cual se constata dicho préstamo.


El Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) junto con otras organizaciones sociales, ratifican en la publicación “Extractivismo y resistencia comunitaria en Honduras”, que la persecución judicial por parte de la policía y estructuras del Ministerio Público continúa.


Además, se tienen conocimiento que “Muchas mujeres víctimas, viudas y demás, han tenido que huir de la zona para salvar sus vidas; otras padecen las secuelas y consecuencias de los hechos sufridos, y quedan en el desamparo”.


Otra de las dificultades que hoy sortea los miembros del Movimiento Campesino del Aguán es la imparcialidad de los jueces, la estigmatización, tergiversación y la invisibilización de sus conflictos, registra el COPINH.


[1] Nuñez,S., Herrera,F. y Flores,M. (s.f ).Extractivismo y resistencia comunitaria en Honduras. Honduras


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s