Prosur; el zarpazo de la derecha en América Latina


Armando Romero

AITUE NOTICIA

La conformación de Prosur por parte de la derecha latinoamericana, obedece a la instalación de nuevos escenarios en la región. El fracaso de los llamados gobiernos progresistas de la nueva izquierda, tiene una directa relación al empoderamiento de los gobiernos de derecha.

Al respecto conviene decir que, los casos de corrupción se presumía que la izquierda no caería en estas malas prácticas de la política y el poder, por principios y porque el costo sería mucho más caro que para las derechas. Sin embargo lo que no podía pasar aconteció y no como algún hecho aislado o secundario.

De acuerdo con, Gramsci el tema del “travestismo político” lo aplicó a una problemática muy parecida a la que vivimos hoy. Esencialmente la idea propone la existencia de sectores, grupos o individuos que ante la victoria de las izquierdas se “travisten” asumiendo discursos, estilos, formas y maneras izquierdistas, usando un lenguaje de cambios, pero que buscan obtener ventajas, privilegios o ganancias. La verdad no han dejan de ser conservadores ni mucho menos dejan de lado la prioridad de sus intereses, pero ante “la realidad de los hechos” se disfrazan para seguir adelante. Así, operan dentro de las estructuras de los Estados y los gobiernos de izquierda medrando con sus posiciones para satisfacer su interés personal. Otros sectores que provienen de la izquierda revolucionaria, si bien no reniegan de esa historia en el pasado, hoy desde un discurso de izquierda levantan una propuesta popular, dentro de la legalidad del sistema y acomodan su estrategia electoral. En Chile lo podemos explicitar en el referente instrumental de Pueblo Libre, con un pies en las calles movilizados bajo sus premisas, y por otro lado actuando con las reglas del juego del modelo económico-político pos dictadura.

Podemos observar cómo, las expresiones más consecuentes, tienen entre sus referentes históricos al Che Guevara, que pusieron a la ética en el centro de su pensamiento y su propuesta. Viendo las sinrazones de todos los matices de la izquierda latinoamericana actual, la ética guevarista ascética, implacable, llevada a todos los extremos de la vida, pareciera pertenecer a otro planeta.

Varios factores se entremezclan a la hora de hacer un análisis sobre por qué la izquierda se encuentra en este momento crítico. Uno de ellos es la falta de diálogo de los líderes con la parte del pueblo que no los sigue, lo que abrió paso a la polarización. Sumado a las divisiones históricas, a la cultura de la derrota y los propios errores políticos.

“Estamos ante un momento de inflexión histórica en América Latina. Algunos hablan de un retroceso”, dijo García Linera, estableciendo una comparación de la situación actual con periodos previos en los que se experimentó un resurgimiento conservador en América Latina. “Hay que ser muy cuidadosos. Aprender lo que aprendimos en los ochenta y los noventa, cuando todo complotaba contra nosotros”.

Mientras los líderes de izquierda en algunas partes de América Latina tratan de recomponerse, su dilema actual se parece al de los políticos conservadores que durante mucho tiempo lucharon por desbancar.

La llamada nueva izquierda latinoamericana ideológicamente diferente a la izquierda revolucionaria de los años 60 y 70 del siglo pasado, en América latina. Podemos decir que, el origen de esta nueva izquierda difícilmente sea de carácter ideológica, ya que mientras que hace 40-50 años se aspiraba a cambiar las estructuras políticas y económicas de la sociedad, hoy los movimientos de base fundamentalmente reclaman la incorporación a una sociedad que va marginando a sectores cada vez más importantes de la población. Hoy esta nueva izquierda ha fracasado en humanizar el capitalismo dentro de la legalidad burguesa.

La ultraderecha se abre paso en Europa a marchas forzadas, Ya sea en solitario o en coalición, en siete países de la Unión Europea gobiernan formaciones de extrema derecha, con Austria, Italia, Polonia y Hungría como principales exponentes. Además, se han quedado a las puertas del poder en otros como Holanda o Francia. En Alemania, sin extrema derecha desde la II Guerra Mundial, entraban por primera vez en el Bundestag, con más del 12% de los voto. En América Latina los gobiernos de derecha gobiernan más del 51 por ciento de su población.

Por otra parte, Prosur obedece a la estrategia de coordinación en la región por parte de la derecha, sus objetivos son fortalecer la economía de mercado, potencial el control económico de los recursos naturales a manos del capital foráneo. La cumbre efectuada en Santiago de Chile de la derecha, bajo el liderazgo del presidente Bolsonaro principal ideólogo de Prosur, en complicidad con los presidentes de Chile, Colombia, Colombia, Paraguay es el resultado de una planificación ideológica para neutralizar, a los movimientos políticos contrarios a los intereses Norteamericanos. Esta coordinación abarca no solamente temas de la economía, de los recursos naturales, de la cooperación de las fuerzas armadas y de los servicios de inteligencias. Busca el control ideológico y militar en la región, los Presidentes reunidos en la cumbre en Chile establecieron acuerdos más allá de la declaración suscrita por los mandatarios.

Bolsonaro es partidario de una integración de Brasil a la OTAN, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que está considerando seriamente la posibilidad de que Brasil participe en la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

Referida a este contexto, Prosur representa un peligro para las libertades y autodeterminación de los pueblos, de su soberanía y de sus recursos naturales. Por intermedio de este instrumento de coordinación de la derecha en la región, se buscaría legitimar una intervención armada en Venezuela, bajo el pretexto de la defensa de la democracia y la ayuda humanitaria. Desconocemos los acuerdos secretos firmados por los gobiernos de derecha.

Si se tiene en cuenta que, en el pasado la Operación Cóndor, fue un sistema represivo ideado por los servicios de inteligencia y coordinado por las fuerzas de seguridad, de los países dictatoriales del cono sur de esos años. Hoy esa misma derecha se coordina y planifica la más amplia cooperación, con los mismos objetivos de control y dominación. Desde la sociedad civil organizada se levantan voces en rechazo a estos políticos de la derecha fascista, por contracte la izquierda es incapaz de superar sus divisiones y la atomización, es así que las manifestaciones y movilizaciones, más bien son intranscendentes para genera una conciencia de clase, que se anteponga al avance de la derecha fascista en América Latina.