Bachelet: desde Washington mueven sus hilos


Jarashott

«Radio TV Liberación Miguel Enríquez»

Caracas Venezuela el informe presentado por Michelle Bachelet, elaborado desde Washington por orden del Pentágono. Tiene por objetivo justificar una eventual intervención militar norteamericana.

Bachelet al dar a conocer su informe, el cual no sólo a sido parcial y tendencioso, se a burlado de los venezolanos, no cumpliendo con su palabra empeñada ante los familiares de las víctimas de la guarimba: «habrá justicia para todos».

«» Los representantes de Rusia, China, Turquía, Belarús, Myanmar, Irán, Cuba, Nicaragua y Bolivia, así como los integrantes de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA – TCP), repudiaron en el Consejo de Derechos Humanos (DDHH) de la Organización de Naciones Unidas (ONU) el informe presentado este jueves por la Alta Comisionada, Michelle Bachelet.

En el marco de la 41º sesión del Consejo de DDHH, la representante del ALBA-TCP, Lisandra Astiasaran, señaló que este informe representa una campaña para desestabilizar el proceso democrático que vive el país, por lo que exhortó a los miembros del organismo internacional “a defender la paz, la justicia y la igualdad soberana”, refiere una nota de prensa del Ministerio para Relaciones Exteriores.

En este punto también coincidió la representante de Nicaragua, Elvieelna Díaz, quien – además- instó a la ONU a condenar las medidas unilaterales e ilegales impuestas por Estados Unidos (EEUU), y que no se evidencian en el informe de Bachelet.

En este sentido, Díaz señaló que las sanciones de EUUU contra Venezuela impactan “negativamente en la promoción y protección de los derechos humanos”, así como atenta contra la estabilidad del país.

De igual forma, el representante de Bolivia, Olmer Torrejón, rechazó el bloqueo económico y financiero de EEUU, que ha generado pérdidas millonarias y la imposibilidad de adquirir insumos médicos y alimentos para atender las necesidades del pueblo venezolano.»»

¿Quien es Michelle Bachelet realmente?, partiendo por la duda razonable de su titulación de medicina, los antecedentes académicos son contradictorios, no se conoce testimonios de su generación en la universidad. Cuando ha sido interpelada por su responsabilidad en actuaciones o situaciones relacionadas con ella, su evasivas respuestas de no reconocer nada, de que se enteró por la prensa y por último recurso apelando a lo emotivo desde su condición de mujer.

Si se pretende hacernos creer que sus designaciones en organismos de Naciones Unidas, es casualidad del destino y no obedece a los intereses de Washington. Dejemos que la historia hable por sus hechos y consecuencias.

Lo cierto es que Bachelet supo instalar en la comunidad internacional, su supuesta condición de víctima de ex presa política.

La realidad de los hechos que la hija del General Bachelet pidió acompañar a su madre, en el momento de la detención de Ángela Jeria quién fue objeto de apremios físicos en Villa Grimaldi, afortunadamente Verónica Bachelet no fue tortura, para los esbirros de la dictadura no tenía ninguna importancia.

De esta situación de violaciones a los DD.HH sabría sacar réditos políticos para posicionar su imagen internacionalmente. De Michelle Bachelet, sus actos hablan por sí sólo: en su último gobierno no cumplió su promesa de cerrar Punta Peuco, terminar con los privilegios a los ex militares y Carabineros, condenados por crímenes de lesa humanidad.

Bachelet siendo ministra de defensa en el gobierno de Ricardo Lagos, se compromete en México en reunión con ex presos políticos chilenos, a colocar una placa en memoria de su padre, en el sitio donde existió la Ex Cárcel Pública, en el espacio donde estaba la calle dos, recinto donde funcionó el centro de prisioneros políticos. Promesa que no cumplió en su primer mandato de gobierno y olvidaría en su segundo gobierno.

Entre sus habituales promesas que jamás pensó cumplir, esta la de reparación a los ex presos políticos y torturados de la dictadura chilena.

En Chile el pueblo mapuche durante sus dos mandatos presidenciales, vivió la represión de niños y mujeres. Recordar a Lorenza Cayuhán, mujer mapuche que dio a luz engrillada en la sala de parto, en el segundo periodo de gobierno de Bachelet.

En diciembre de 2016 La segunda sala de la corte suprema determinó en un fallo unánime que “El estado ha transgredido su obligación de proteger a la amparada de la violencia ejercida por funcionarios de gendarmería, al permitir que aquella que se encontraba en una condición de vulnerabilidad, dado su estado de embarazo y privación de libertad, fuera sometida a tratos vejatorios e indignos que debieron evitarse.” A demás en la misma oportunidad se concluyó que el maltrato recibido tuvo origen discriminatorio debido a su pertenencia a una comunidad mapuche, constituyendo una situación paradigmática de interseccionalidad en la discriminación”. Lorenza mujer, madre, mapuche, embarazada, prisionera del estado chileno.

Verónica Michelle la mediática defensora de los derechos de la mujer, fue la responsable de las políticas represivas contra el pueblo mapuche. Bachelet fue culpable de la vulneración del derecho de la salud física y psíquica, violento el derecho a no ser sometida a la violencia de género, la vulneración de los derechos del niño/a y los derechos específicos consagrados en el convenio 169 de la OIT y la declaración ONU en relación a los derechos de los pueblos indígenas.” El estado chileno, incumplio el artículo 5 de la Declaración Universal de Derechos Humanos y el artículo 7 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que señalan que nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes” La actual alta comisionada de DD.HH impulsó como política de Estado en Chile la presión, asesinatos, persecución política y tortura al pueblo mapuche.

En su primer mandato los asesinatos de Matías Catrileo 2008 y Jaime Mendoza Collío 2009, por efectivos policiales en coordinación con la Fiscalía, en los montajes y ocultar la verdad.

«A estos asesinatos cometidos por agentes del Estado chileno, hay que agregar a Juan Lorenzo Collihuin Catril, de 71 años, fue la primera víctima de la violencia excesiva por parte de policía durante su gobierno. El 29 de agosto de 2006 es baleado por miembros de la Cuarta Comisaría de Nueva Imperial es un proceso irregular basado en un supuesto “robo de animales”. Los inculpados fueron liberados de toda responsabilidad por la Fiscalía Militar.»

La respuesta de Bachelet fue la criminalización del movimiento mapuche a nivel mediático se encargó de posicionar una sensación de inseguridad por sobre las demandas, poniendo énfasis en la intención del gobierno de aplicar la Ley Antiterrorista, que fuese impuesta por Pinochet que continúa vigente en Chile.

Johnny Cariqueo, con 22 años de edad, fue otra de las víctima fatal de las transgresiones a los derechos humanos cometidos en contra del pueblo mapuche durante esta administración. Una vez detenido por Carabineros, luego de una gran golpiza, se quejó de dolores en el pecho. Los funcionarios policiales le negaron atención médica y falleció de un ataque cardíaco fulminante dos días después.

La emblemática «defensora de los DD.HH» desde su responsabilidad de Jefa de Estado, en las intervenciones policiales en las comunidades mapuche, sin respetar la dignidad de las personas que vive ahí. Sin considerar a mujeres y niños, ejerciendo violencia de manera desproporcionada en contra de toda persona que se encuentre en la comunidad al momento del operativo” manifiestamente ignoro los diversos informes de organizaciones de Derechos Humanos: “Muchos casos crean una situación muy compleja, ya que han derivado en una construcción de violencia simbólica para los niños de las comunidades. Ellos han crecido con una imagen de odio hacia Carabineros porque los han visto golpear a sus madres, padres, abuelos, abuelas, hermanos, hermanas”.

En su segundo mandato impulsó institucionalmente una sistemática política de represión al pueblo mapuche. Hay que tener presente meses antes de asumir su segundo periodo presidencial, definió una estrategia de inteligencia para neutralizar, las actividades de resistencia del pueblo mapuche. La denominada Operación Huracán, que ejecutaria acciones nunca antes vistas, que haría recordar los tiempos de la dictadura. La planificación de montajes de operaciones de falsa bandera al más puro estilo del Gobierno colombiano de Álvaro Uribe, que condujo a acusaciones de líderes mapuche para justificar la más brutal represión contra ellos, fue el sello más importante de este segundo Gobierno de Bachelet.

El exministro de Interior, Mario Fernández, como el ex subsecretario Mahmud Aleuy, son los responsables políticos de la manipulación de evidencias y escuchas telefónicas que derivó en la detención de ocho comuneros mapuche, responsabilizados de una serie de atentados incendiarios en el sur del país.

El funcionario que dirigió las operaciones de inteligencia, un dirigente del partido socialista de Chile, realizó reuniones con autoridades judiciales, policiales, con fiscales y abogados para construir una trama a objeto de criminalizar a los líderes mapuche. Mahmud Aleuy un oscuro personaje activo una red de servicios de inteligencia no sólo en Chile, en Argentina se reúne con Patricia Bullrich, ministra de seguridad del gobierno y funcionarios de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).

En lo más alto de la cúpula de este criminal entramado se encontraba el exministro del interior y la propia expresidenta Bachelet.

José Mauricio Quintriqueo Huaiquimil en 2014 y Víctor Manuel Mendoza Collío en 2014, fueron ejecutados por las policía militarizada chilena. La actual funcionaria internacional, como es su sello personal no asumió su responsabilidad política, no hizo absolutamente nada por aclarar los homicidios.

Los hilos que mueven a Bachelet están en Washington, en un corto tiempo paso de una insignificante militante del partido socialista, a una líder política.