España: encarceló al rapero Pablo Hasel por emitir opinión sobre la corona


AITUE NOTICIA

En la España donde los Borbones auténticos parásitos ladrones pareciese ser intocables por la justicia, donde Juan Carlos I arrancó a los Emiratos Árabes Unidos para eludir sus responsabilidades por los delitos cometidos. El Estado persigue y encarcela al músico Pablo Hasel, por no someterse a la corona y doblegarse a los poderes del Estado español.

Los Mossos d’Esquadra (Policía local de la comunidad autónoma de Cataluña) han detenido este martes a Hasél, que se había refugiado el lunes 15 en el Rectorado de la Universidad de Lérida para evitar su encarcelamiento, tras haber sido condenado por delitos de exaltación del terrorismo e injurias a la Corona y las instituciones del Estado español. La noticia recorrió las rrss marcando tendencia.

El rapero fue condenado a una pena de nueve meses de prisión por los delitos de “enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona y a instituciones estatales” por sus letras y mensajes en Twitter en los que ataca a la monarquía y a la policía.

Esta tarde del martes 16, Pablo Rivadulla fue trasladado a la prisión de Ponent ( en Lleida), donde cumplirá su condena.

La reacción de protesta a recorrido España, en masivas manifestaciones y el repudio en diferentes países.

“Me quedé aquí sin exiliarme para contribuir más a difundir el mensaje, a la movilización y sobre todo a la organización. Me encarcelarán con la cabeza alta por no haber cedido a su terror, por haber aportado mi grano de arena a lo que menciono. Todos podemos hacerlo.”

“ya lo he dicho todo durante años. Pero si tengo que decir algo hago una llamada a enfrentarse al miedo y desobedecer ante tantas imposiciones injustas de una tiranía cada vez peor camuflada. O lo hacemos o van a seguir avanzando como lo siguen haciendo sin que se les pare.”

“No podemos permitir que nos dicten qué decir, qué sentir y qué hacer. Si lo hacemos su represión habrá vencido, de lo contrario quedan debilitados. Están bien organizados para negarnos derechos y libertades, sólo queda organizarnos mejor para conquistarlos.”

“Las injusticias tienen unos culpables y los he señalado alto y claro, con legítima y necesaria rabia. Quieren impedir que contemos sus políticas criminales y enemigas de la clase trabajadora para evitar la toma de conciencia y por tanto la lucha organizada. No lo conseguirán.”

Nunca nos callarán. Muerte al Estado fascista”, gritó Hasél antes de subirse al patrullero. Si bien estaba resistiendo, el músico no utilizó la fuerza ni intentó huir, y había tuiteado el mismo lunes que la Audiencia dictó su búsqueda y su captura: “Estoy encerrado junto a bastantes solidarios en la Universidad de Lleida (UdL), tendrán que reventarla para detenerme y encarcelarme.

El presidente del grupo parlamentario, Jaume Asens, insiste en avanzar con todo lo que sea reforzar la libertad de expresión y derogar los llamados delitos de opinión: “Entendemos que no puede ser normalidad democrática que, mientras se cierre la investigación por la presunta corrupción en la monarquía, se encarcele a quien la critica en canciones”.

En España el mundo artístico reaciono por intermedio de un manifiesto firmado por más de 200 artistas pidiendo la liberación de Hasél y afirma que “el Estado español ha pasado a encabezar la lista de países que más artistas ha represaliado por el contenido de sus canciones”. Los nombres de quienes apoyan al acusado tienen peso: el cantautor Joan Manuel Serrat, el director de cine Pedro Almódovar, y el actor Javier Bardem son solo algunos de los que firmaron el comunicado.