Alejandro Carvajal: preso político perseguido y condenado por el Estado de Chile


Agencia Informativa de la Resistencia AIR

El Estados chileno condena a un jóven, con pruebas presentadas por el servicio de inteligencia de carabineros. Los conocidos Intra Marchas quienes han manipulado videos, han seguido a manifestantes en forma encubierta sin una orden judicial previa.

Alejandro Carvajal (20) condenado a cinco años y un día de presidio efectivo por el incendio de la casona Schneider de la Universidad Pedro de Valdivia, ocurrido el ocho de noviembre del 2019.

Hay que tener presente, la primera sentencia de tres años y un día de libertad vigilada, fue anulada por la Corte de Apelaciones de Santiago, luego de acoger la solicitud del Ministerio Público. En este segundo juicio el tribunal integrado por el tribunal –integrado por las magistradas titulares Patricia Cabrera Godoy (presidenta), Katrina Chahín Ananía y Carola Herrera Brümmer desestimó los argumentos legales de la defensa, validando las supuestas pruebas sin tomar en consideración la verdad procesal expuesta por la defensa.

El cabo segundo Luis Alarcón, funcionario de la Dirección de Inteligencia Policial, declaró en calidad de testigo por segunda vez ➡ en un juicio ajustado a Derecho, su testimonio y el vídeo presentado en esta ocasión ➡ hubiese sido declarado inadmisible o una duda razonable jurídicamente.

Recordar que Alarcón señaló: “Me encontraba de servicio de marcha preventiva (…) siendo las 18:50 horas, me percaté que una turba de sujetos había ingresado a las dependencias de la Universidad Pedro de Valdivia (…) percatándome0 plástica color verde capacidad 350 cc, marca Kem Xtreme, la que en su interior mantenía un líquido, en ese momento desde sus vestimentas extrajo un encendedor con el cual procedió a prender las cortinas de las dependencias, motivo por el cual procedí a realizar registros fílmicos de lo acontecido”, declaró Alarcón en noviembre del 2019.

En el segundo juicio desde el Ministerio Público apuntó a nuevas evidencias, obtenidas por los agentes encubiertos. Se presentó un nuevo video sobre el incendio (entregado por Carabineros), el que fue grabado desde el teléfono celular de Luis Alarcón. En el registro de un minuto y 36 segundos, se escucha la voz de un hombre que grita “Que arda la wea hermano. Que arda. Que arda esa chucha; a los segundos después una segunda voz pregunta “¿el de la patineta?”.

Por otra parte, la noche del ocho de noviembre del 2019, en el noticiero central de Teletrece, se exhibió dicho registro fílmico como “un video incautado por Carabineros desde la mochila de uno de los detenidos”.

En los alegatos de clausura del juicio, el abogado defensor Lorenzo Morales, sostuvo que Alarcón en su declaración para este juicio explicó que estaba en el “servicio marchas”, el que estaba planificado, con WhatsApp propio, con logística de sus superiores, sin una orden judicial ni instrucciones de un fiscal. Usando su propio celular en forma encubierta logro infiltrarse entre los manifestantes.

En el juicio el abogado defensor en sus alegatos, expuso, ante las nuevas declaraciones de Alarcón, quien reconoció la participación de otros funcionarios encubiertos policiales, quienes estuvieron encapuchados durante el incendio, lo que resta total legalidad al procedimiento de carabineros.

«En el caso de la actuación de los agentes encubiertos siempre es ilegal cuando se induce, lo que pasa que en este caso hay otro componente y es que nunca hubo autorización de un juez y tampoco instrucción de un fiscal (…) Nos parece relevante que se sepa ante la opinión pública, ya que es un caso sentenciado, ya no es evidencia, y con todas estas directrices vamos a recurrir a través de diversos recursos para que finalmente la Corte Suprema lo vea a través de una nulidad, revisión o una queja», expuso Lorenzo Morales, abogado de Alejandro Carvajal, a nombre de la Defensoría Popular.

Por su parte desde el gobierno se ejercieron presiones públicas conocidas por todos. El subsecretario Galli advirtió: “Lo importante es que se demuestre que hay sanciones reales para quienes quebrantan el orden público”. Buscando la consumación de la persecución y criminalización de la lucha social.

Lo que nadie parece en reparar, es en el daño que el Estado chileno está ocasionando, como una forma de castigo a los familiares de los presos políticos de la revuelta. Para la familia Carvajal Gutiérrez, sus vidas cambiaron para siempre desde el momento de la detención de Alejandro, el fiscal requería un culpable y para lograr su objetivo, se apoyo en los intra marchas de carabineros.

En su momento el padre del jóven señalo: «Lo acusan de quemar un edificio completo con una botella pequeña de bebida. El fiscal está armando un caso sin tener pruebas y usa a mi hijo como chivo expiatorio para no quedarse sin culpables. Incluso, un peritaje policial descartó que Alejandro hubiese manipulado cualquier tipo de combustible. Aun así, lleva siete meses en prisión preventiva», José Carvajal.

Alejandro los sueños de un jóven destruidos por el Estado chileno

Alejandro, de 19 años a momento de la detención, en el contexto de una manifestación contra el Gobierno de Piñera, era uno de los miles de jóvenes que alzaban sus voces, contra la represión y la élite política corrupta. Hoy Alejandro Carvajal perseguido y condenado por el Estado chileno.