Cristian Valdebenito un luchador social de Primera Línea


EDITORIAL RADIO LIBERACIÓN MIGUEL ENRÍQUEZ PRIMERA LÍNEA

Ese primer viernes de marzo del 2020, la Plaza Dignidad se inundo de cantos, bailes y gases lacrimógenos…esa extraña mezcla de la protesta social en Chile. En el Parque Forestal un emblemático punto de encuentro y equipamiento, se reunían para intercambiar esa solidaridad de hermanos ➡ lazos de familia de la Primera Línea ➡ Cristian Valdebenito acomodo su mochila 🎒 ajusto su máscara, cruzo decidido junto a sus hermanos hacia Ramón Corvalán.

Ante la masiva manifestación de ese viernes 6 de marzo, desde el Palacio de La Moneda ➡ responden con una brutal represión el inicio de marzo. Tres nuevas pérdidas oculares de manifestantes, una fractura nasal y diversos heridos, a lo que se suma la muerte de Cristián Valdebenito, por acción planificada de carabineros para causar daño.

Un disparo al cuerpo de una lacrimógena impacto en el cráneo de Valdebenito, el Conejo conocidos por la mayoría ➡ por su arrojo en la lucha contra las fuerzas represivas, siempre dando cara ➡ el oficial que le disparo, no lo hizo por el triste azar del destino…la Primera Línea había logrado hacer retroceder a carabineros, los improvisados escudos se multiplicaron, un verdadero muro de contención humana, era lo único que lograba contener la represión policial. Los miles de asistentes a la Plaza Dignidad, podían disfrutar de la música y protestar en una zona segura.

Las Brigadas de Rescate se multiplicaban para socorrer a los heridos y afectados por los gases tóxicos. Carabineros efectuaba disparos con perdigones al cuerpo, mientras un antiguo carro lanza aguas era envuelto por las llamas.

Dos intentos de arremetida de carabineros, fueron rechazados por la Primera Línea ➡ las molotov iluminaron la tarde noche de ese viernes. Los destellos de los láser señalaban a los represores…una nueva arremetida lograba avanzar, las carreras se multiplicaron ante la embestida de los carros policiales y el despliegue de los piquetes de las Fuerzas Especiales ➡ previamente marcaron algunos objetivos para provocar bajas.

Esa noche las rrss no durmieron subiendo imágenes de Cristián Valdebenito

Cristian Valdebenito ese viernes 6 codo a codo con sus hermanos de lucha, daba cara a la muerte, a manos de un oficial que lo asesino a sangre fría y con alevosía. Hasta hoy un crimen que permanece en la complicidad de la impunidad del poder.

Un día viernes normal como todos estaba esperando tu regreso y nunca llegabas, entre llamadas y mensajes no respondías todo en mi se volvió un nudo m, un dolor inmenso de guata solía sentir que algo no estaba bien que alguien o algo me hacia falta, al rato supe que estabas en la ex posta central grave. Para mi que me dijeran que estabas en el hospital era terrible por que tú eras fuerte habías pasado por tantas cosas y siempre fuiste un hombre fuerte siempre saliste adelante. Tuve la esperanza de que saldrías de esa nunca imagine que ese día sería el último día que te vería, que ese sería la última vez que te abrasaría y te escucharía … cuando me entere al otro día que ya no había nada que hacer, que tú nunca estuviste vivo que estabas muerto desde el instante y que sólo te tenían conectado por donador de órganos fue una burla NOS ILUSIONARON… bueno en el momento que me entere que no te vería más mi mente se puso en gris mi vista en blanco mi felicidad se apago y mi alma se partió en mil pedazos, desde ese día ya nada volvió a seguir igual. Hoy cumples un año y pensar que todo es como si hubiera sido ayer quisiera que todo esto fuera una mentira que envés de estar organizando un año de tu asesinato estar o tenerte ami lado😭 desde que ya no estás todo es MUY DIFÍCIL cuídame desde donde estes y dame fuerza a mi yo tu hijita a mis hermanos, a mi madre y toda mi familia nunca te olvidaremos y te llevaremos en nuestras mentes y corazones hasta el resto de nuestras vidas, POR SIEMPRE PAPA 😞💔

Cuando hablamos de un verdadero primera línea, acá está mi padre nunca fue para la foto el solo iba a luchar por su pueblo, los que luchan de verdad saben, la gran lucha que dio mi padre dio y dejó su vida en la lucha yo se que él se fue feliz por que se fue haciendo lo que más le gustaba LUCHAR POR SU PUEBLO

YO LUCHO POR LOS NIÑOS, LOS VIEJOS POR UN FUTURO MEJOR PARA TODOS Y SI MUERO EN EL INTENTO QUE ASÍ SEA ..

GUERRERO DEL PUEBLO, MÁRTIR DE LA 1L

SIEMPRE TE RECORDAREMOS

HASTA VENCER O MORIR

“Corre Conejito!”

Por qué el mundo se lleva a los mejores? Nunca creí en Dios, nunca creeré. Y si lo hiciera, me sería incomprensible su indiferencia con el hombre. Me hace mas sentido, el poema de Gonzalo Rojas: “Hay dios en esta quebrazón de copas? O lo que va a estallar es el mundo?” Y vaya que sí. No te conocí como amigo, sí como compañero de trinchera. Quizás cuantas veces me protegiste mientras camoteaba contra la desigualdad y el terror. Estabas ahí, no fuímos amigos pero sí compañeros. Descifré tu más sensible humanidad y humildad, con los más chicos. Con los valientes y corajudos niños que sin miedo, se enfrentaban a la misma represión que tantas veces enfrentamos, con carros y armas mas modernas. Me pregunte un día: Por qué Cristian? Por qué ese ser de luz convertido en fiera defendiendo a los suyos tenía que caer? Aunque haya sido de la muerte más luminosa de todas. Esa que los revolucionarios sin edad estamos dispuestos a dar por el pueblo, porque de verdad, de la vida a la muerte hay un gigantesco paso, pero termina finalmente siendo eso, un paso. Conejo, como combatías, como amilanabas el poquito miedo que aun tenías y nos llevabas a la inmensidad de tu alma. El fátidico 6 de marzo donde te impactaron, a todos los de la trinchera se nos solto un trozo de corazón, y al amado pueblo, un pedazo de alma. Y cuando finalmente te desconectaron, tímidos acaso tuvimos que sonreír porque descansabas, como lo habrías hecho por uno de nosotros. En la trinchera nos endurecemos, sin piedad contra los asesinos, pero sin olvidarnos como hermanos. Porque la Primera Linea es la familia de los desposeídos, de los hambrientos, de los niños con o sin hogar, que con sus escudos escudan la sangre del pueblo arraigada en los canticos y cacerolas. Niños con escudos de fuego, de cacerola de latón siendo golpeados por cucharas convertidas en balas. Y los que apiedramos, tratando de hacer nuestros camotes una razón de vida, por esa Primera Linea que sin miedo está dispuesta a darla. Conejo, si supieras todo el aguante que dimos por ti, por el pueblo y los caídos, habrías entendido lo que ya sabías, la liberación del espiritu en el progreso de la lucha. Como lo soñaste siempre. Querido compañero, nunca fuí tu amigo pero sí otro hermano más. Si no hay misterio que valga, que sea como nos desvelamos por las partidas de los nuestros. Del Neco, del Lambi. De todos. Que hay cabros entregando imborrable tiempo de sus vidas en injusta cana, por la justicia en la que creemos. Si llegamos a vernos, y lo haremos, te gritaremos de nuevo “corre Conejo corre!” A ver si en una de esas, esa maldita lagrimógena no te dá en la cabeza.

Vuela alto compañero, Cristián Valdebenito.

-texto de mi compañero-

Cristian Valdebenito Primera Línea