Chile: se instalo la Convención Constitucional con represión en las calles


Agencia Informativa de la Resistencia AIR

Santiago de Chile, domingo 4 de julio mientras los electos 155 constituyen, concurrirán con su voto para elegir a la presidenta de la Convención, a una cuadra la policía militarizada chilena continuaba reprimiendo al pueblo.

Los 155 miembros de la Constituyente que tendrá la tarea de redactar la nueva Constitución de Chile, después de una tensa jornada, marcada por represión en las calles, eligieron a una mujer mapuche. Elisa Loncon de 58 años presidirá en esta primera etapa, el órgano encargado de escribir la nueva Carta Magna de Chile, poniendo fin a la actual constitución, impuesta por la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

“En estos momentos en los que todos los pueblos esperan lo mejor de nosotros agradezco los apoyos otorgados hasta ahora. Juntos podremos construir el Chile plurinacional que soñamos”, Elisa Loncon

Loncon Antileo, de 58 años, es una reconocida profesora, defensora de los derechos lingüísticos de los pueblos originarios, nació en la comunidad mapuche Lefweluan, comuna de Traiguén, Provincia de Malleco, en la Araucanía. Su lengua materna es el mapudungun, habla, además, castellano e inglés. Con un historial académico y defensora de la ñuque mapu.

La Convención Constitucional instalada este domingo 4 de julio, estableció un acuerdo político para ir rotando la presidencia, en las próximas jornadas se verán enfrentada con la vieja política de los acuerdos, y los Constituyente que no han sido parte de esa élite política.

La instalación de la convención, que fue suspendida a petición de los representantes de la lista del pueblo, ante la represión policial en el entorno del ex congreso. Desde el Frente Amplio sacaron a relucir un rostro conocido mediática mentes para negociar, evitando un escenario de imprevisible consecuencias políticas. La represión en ningún caso se detuvo por parte de carabineros.

Los constituyentes tendrán 9 meses, prorrogables hasta un año, para escribir la nueva Constitución. Con un plebiscito de salida para aprobar o rechazar, queda un complejo camino y la derecha buscara entorpecer los cambios que el pueblo demando el 18 de octubre.