Pablo Marchant fue ejecutado de por carabineros


AITUE NOTICIA

El último informe forense echó por tierra la declaración de Carabineros que apunta que el deceso ocurrió durante un enfrentamiento con encapuchados en el fundo Santa Ana Tres Palos. Asimismo, señala que el impacto de bala fue “con apoyo del cañón en el punto de entrada del proyectil.

https://laotradiaria.cl/2021/11/17/tres-disparos-en-el-bosque-ultimo-informe-forense-revela-que-pablo-marchant-habria-sido-ejecutado/

Recordemos que el pasado 9 de julio en la zona de Carahue de acuerdo a la versión proporcionada por Carabineros y la Fiscalía, se habría desarrollado durante un enfrentamiento entre encapuchados y la policía, siendo la víctima confundida en primera instancia con el hijo del líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), Héctor Llaitul. Los medios de prensa informaron en primera plana ➡ lo señalado por carabineros y respaldado por el ministerio Público.

El informe pericial indica que ; …»la tipología de las lesiones que provocan la muerte de Marchant Gutiérrez y el análisis y correlación criminodinámica de las mismas, permiten plantear un mecanismo de ejecución (…) llama la atención la posición de las extremidades inferiores del occiso, las que se encuentran flexionadas a la altura de las rodillas, lo que hace presumir que éstas se encontraban flexionadas al momento de recibir el impacto balístico y en posición de no poder extenderse, lo que ocurriría sólo al encontrarse el cuerpo en posición arrodillado, con la cabeza  inclinada hacia abajo”

«Pudimos confirmar que estamos en presencia de una ejecución extra judicial, que consistió en un disparo con apoyo en la cabeza. El primer impacto lo hiere en el brazo y el segundo es derechamente
un disparo con apoyo en la nuca que significó su instantánea muerte». Rodrigo Román, abogado de la familia.

Una vez más queda en evidencia la Doctrina institucional de ocultamiento de la verdad por parte de Carabineros, con la mirada cómplices del Ministerio Público ➡ los efectivos policiales que ejecutaron al joven comunero declararo: que Pablo Marchant no les disparó, pero sí que los apuntó con su arma. También declararon que el tiro en la cabeza con el que lo abatieron fue percutado a corta distancia y que no portaban cámaras GoPro. De ahí en adelante las irregularidades fueron en aumento, desde el Instituto Médico Legal han sido negligente por decir lo menos.

«Las irregularidades se dieron desde el primer minuto. Primero, no me llamó nadie de Fiscalía, Carabineros o la PDI para informarme que era a Pablo a quien habían matado. Quienes me informaron a mi fueron las comunidades. Luego, llegando al SML, no me dejaron ver el cuerpo, tampoco me dejaron estar en la autopsia, pese a que a él le aplicaron el protocolo de Minnesota que dice que debe estar presente un familiar »

Miriam Gutiérrez, madre de Pablo Marchant

En la autopsia estuvieron presentes la Fiscalía y funcionarios policiales. Al trasluz de los hechos han transcurrido cuatro meses sin ningún avance en la investigación policial.

El Ministerio Público debe dar explicaciones sobre las numerosas irregularidades. Procesar a los carabineros que ejecutaron al weichafe Pablo Marchant, establecer la cadena de mando que actúo para ocultar la verdad mediante un montaje. El sargento segundo Eduardo Mora y el cabo primero Hugo Huenchuvil recibieron órdenes de ejecutar al miembros del Órgano de Resistencia Territorial (ORT) de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM) .

Todo indica que el objetivo era Ernesto Llaitul, a quien en principio la Fiscalía y carabineros informaron como el mapuche muerto en un falso enfrentamiento. Los sicarios se desplazaban en una camioneta Chevrolet, patente FVSB28, conducida por Guillermo Santander, chofer de la empresa de seguridad JM Ñuble, quién prestaría servicios a Forestal Mininco.

Héctor Llaitul a señalado a diferentes medios, que «Toño» fue ejecutado en una acción planificada por los servicios de inteligencia de carabineros, en complicidad con la forestal. Los policías que participaron, tenían órdenes superior para ejecutar a quien en principio identificaron como su hijo Ernesto.

Weichafe Pablo Marchant ejecutado por sicarios de carabineros

La confirmación de que no era mi hijo fue a la una de la madrugada, cuando llegamos, fuimos con la pareja de Nano y ahí dijimos que no era, y que era Toño, lo que demuestra que era un montaje. Hay una mano siniestra detrás, y los que ejecutaron recibieron esa orden, y hay que descubrir quién fue, porque me cuesta creer que fue una torpeza o una decisión de dos carabineros-, señaló Héctor Llaitul.