LA POLÍTICA DE REPRESIÓN DEL KREMLIN A QUIENES SE MANIFIESTAN EN CONTRA DE LA GUERRA DE PUTIN


Stvelana Demko Editora Internacional RTVL

“No somos todos nazis, el mundo tiene que saberlo. Luchamos, pero son muchos y muy duros los castigos”, habitante de San Petesburgo 《El Salto.》 Este domingo la ciudad ha vivido una jornada histórica con manifestaciones contra la guerra y de represión contra los manifestantes. “Gritamos NET VOYNE, no a la guerra”, vía telegram, por donde se envían vídeos y fotos de la jornada, desafiando las restricciones a los derechos civiles, decretado por el Kremlin.

Explica que los manifestantes han intentado juntarse en una plaza, que la policía ha cortado, por lo que se han desplazado a otra en grupos divididos. En un total de 59 ciudades rusas ha habido manifestaciones de este tipo. Las detenciones ascienden a 4.845 personas arrestadas —805 en Moscú, 381 en San Petesburgo—, indica la web OVD-Info. Esta web contabiliza los arrestos en Rusia por protestar por la guerra.

Eleva a 10.946 los detenidos hasta hoy desde el 24 de febrero. El Ministerio del Interior rusa eleva la cifra a 3.500 arrestados.

La ciudadana que ha acudido a la manifestación de San Petesburgo también comenta que la Z que se empezó a ver en los tanques rusos enviados a Ucrania ya la portan diputados pro Putin y que “está siendo usada para marcar pisos de la gente a detener”.

Esta mañana de domingo, Alexéi Navalni, líder del partido Rusia del Futuro, ha hecho un llamamiento a la población para que “ignore las prohibiciones” de manifestación contra la guerra y salga a las calles de San Petesburgo y Moscú a las 14h. Por su parte, la Fiscalía General de Rusia y el Ministerio del Interior han vuelto a reiterar las amenazas de prisión para los protestantes contra la política militar del Gobierno ruso gracias a la nueva legislación, que pena las protestas con multas y cárcel Fuente informativa 《El Salto 》

La cadena rusa de noticias informativo

Por su parte, al este de Ucrania en Mariúpol no a sido posible evacuar a la población, asediada por el ejército ruso, que bloquea esta ciudad de 450.000 habitantes. La electricidad y las comunicaciones hace días que no funcionan correctamente y el desabastecimiento es generalizado, incluido el de medicamentos. A pesar de esta compleja situación, la población continúa manifestándose en las calles su rechazo al invasor ruso.